Follow by Email

23 de agosto de 2014

"Doing the unstuck"



Uno sabe cuando está haciendo el gilipollas. Quizá no todo el tiempo, quizá son solo ramalazos. Pero es que hay veces que uno es tan feliz haciéndolo...
Sabes que en cualquier momento vas a darte el batacazo de tu vida, puede ser una caída constante, mas ¿quién nos puede echar en cara querer ser felices? Sí, esa felicidad del tonto, del ignorante, pero felicidad al fin y al cabo.
Aunque es muy difícil hacerse el idiota cuando uno es inteligente. Amordazamos a nuestra razón, la intentamos asesinar, la ahogamos en banalidades, pero sale... siempre sale...
Nos escupe a la cara que no somos de esas personas: no somos gilipollas, por desgracia, solo lo estamos haciendo, que es muy diferente.
Y te posee, vuelve a ser tu parte racional, rabiosa y enojada, la que habla por tu boca y quiere gritarle al mundo: "Que ya lo sé, ¡no soy imbécil!".
Pero qué bien se está siendo feliz aunque sea ese el precio, nuestro propio intelecto.
"Vas a caer. Vas a meterte el hostiazo de tu vida. Ya estás haciéndolo, como en un precipicio, no paras de caer y llegarás al suelo, no va a haber quién recoja tus pedazos".
Pero qué bien se está bailando desnudo al borde del abismo, haciendo que no sabemos qué hay más allá de él.

11 de junio de 2014

Pegado al cristal




Sabemos cuándo la felicidad no es para uno.
Vivimos un fabuloso regalo durante un tiempo a sabiendas de que no es para nosotros. Como una fabulosa fiesta en la que nos hemos colado y no podemos evitar mirar hacia los lados por si nos pillan, o esa larga noche inmersa en MDMA, en la que todo es increíble, pero los instantes de poca conciencia nos hacen mirar el reloj; sabemos que tiene un fin, porque hay algo, o todo, que nos dice que no es para nosotros, que nunca lo será.
Realmente, somos afortunados, un día nos llega una preciosa caja con una sorpresa aún más hermosa, pero finita y limitada, ya que siempre ha sido así y siempre lo será.
Recordando cuando nuestros padres nos prohibían algo y nos lanzábamos a ello con avidez, desoímos las señales que nos advierten que estamos viviendo de prestado y que el dueño de esa felicidad plena aparecerá en cualquier momento para reclamarla.
Sonreír, reír a carcajadas,  estallar... pero siempre con una mano preparada para parar el golpe, así nos hemos acostumbrado a vivir.
Hay veces que las circunstancias nos bombardean, nos salen al paso enormes luminosos de neón en los que reza que aminoremos la velocidad, que ese camino no es para nosotros, que el nuestro es aquel, solitario y yermo, pero apretamos el acelerador y los puños para poder recorrer cuanta más distancia mejor. 

Es desolador darnos cuenta de que "La cenicienta" o "El patito feo" son eso, cuentos, no fábulas, y no tienen ninguna moraleja. Esa felicidad no nos pertenece, solo hay unos pocos elegidos y no estamos ni en el bombo.
Pero uno llega a acostumbrarse y aprovecha esos pequeños o grandes regalos, los exprime, incluso hay momentos en los que llega a creerse que sí, que esta vez sí, eso estaba ahí para uno.
Siempre se vive como en una especie de "antes de" en el que el término no es la consecución del deseo, sino su final. Siempre sacudiendo la cabeza y con un montón de marcas de pellizcos. Siempre mirando de reojo esperando la patada que nos eche de allí. 

Pero, aquí, entre nosotros, sabemos que es mucho mejor seguir robando paquetes ajenos e invadiendo lindes que no nos pertenecen a mirar agarrados a la verja, aunque en uno de esos allanamientos paguemos con nosotros mismos. 
Moriría de empacho si logro reventar el escaparate de la pastelería.



23 de febrero de 2014

Le petit mort


Es triste saberse olvidado. 
"No hay mayor desprecio que no hacer aprecio", cuando se sabe que se hace aposta, todavía el orgullo se hincha un poco,
intentan hacer daño, adrede, un pequeño filo de desdén que demuestra que aún somos algo en esa mente.
Pero, ay, el olvido. Sórdida y desolada habitación desierta, en la que, por más que gritemos, nuestra voz es átona y nuestra presencia es invisible.
Es cruel, sí, es como dejar a un niño de la mano a su suerte...
El olvido es esa pequeña muerte de la que somos conscientes.

Probablemente no hay nada tan íntimamente doloroso. Qué somos sino existencia en los demás, ser en otro, por lo que el olvido es la nada, y nuestro pequeño cerebro, nuestra mínima esencia, no la concibe.
Cuando se ha sido el mundo, el eje que lo hace girar, es irremediablemente insoportable saberse asesinado.
Nunca más.
Jamás.
Curioso el ser humano capaz de ser Dios, siendo más insignificante que el vacío.

9 de febrero de 2014

Humano


El dolor no nos hace dignos, ni engrandece, ni libera, ni salva absolutamente de nada.
De hecho, preguntad a esos ojos que os miran directamente en el espejo, envilece, empobrece, despoja de todo orgullo y razón.
Cuando nos invade, ya sea del cuerpo o del alma, solo queremos despojarnos de él, arrojarlo; admitámoslo, (con algo de dolor, parajódico), que incluso se lo deseamos a los demás con tal de que desaparezca.
Queremos que ese círculo de seguridad que nos rodea no sea violado y corrompido por él, porque solo afea, rompe, emponzoña: destroza.
Nos convierte en auténticos monstruos, esos que precisamente nos dan tanto miedo porque lo producen, lo causan.
Nos han engañado, nos hemos dejado, al pensar que estamos hechos por y para él, que esta vida es en esencia y existencia dolorosa. Realmente, es una lucha en su contra, una carrera, una desesperada huida de esa bestia deforme y absolutamente poderosa.
Porque no es el dinero, no es el poder; quien verdaderamente domina es quien puede repartir pena, llanto y tortura; quien, moviendo un solo dedo, puede alargar, agrandar o golpear con el daño.

Eso es ser humano, no es sentirlo, no es soportarlo. Es ese miedo al reconocerlo y ese regocijo al perderlo. No es darse golpes en el pecho porque se está conviviendo con él día a día con resignación; ser humano es ese momento en que se está verdaderamente solo, en el rincón más oculto del mundanal ruido y las inquisidoras miradas, y se pide, se ruega, se vende el alma por no volver a ser humano jamás, por no volver a sentir dolor.