Follow by Email

29 de diciembre de 2008

Año nuevo.

Hay veces que es mejor no hacer balance. Finales en los que es mejor no echar la vista atrás... o sólo con el rabillo del ojo.
Prefero mirarme al espejo y ver esta gran sonrisa y este brillo en los ojos.
Muchas gracias a todos.
Feliz año nuevo!!!

P.D. ESTO NO SE PARA...



10 de diciembre de 2008

Ángel

Todo mito tiene su base en la realidad más cruda. Todas esa figuras mitológicas, verdaderamente, nos catalogan a todos nosotros. Esa esfera celestial es en realidad, este cosmos donde pisamos y habitamos.
Ángeles, demonios, héroes, divinidades... pasan por nuestras vidas, nos acompañan día a día en nuestro vagar. Nosotros mismos, aunque no lo creamos formamos parte de ese plantel de figuras.
Las hay más comunes, como los duendes, los trasgos, los sátiros... Y las hay mucho más difíciles de encontrar, como los unicornios, los dioses o los ángeles.
Estos últimos, son aquellas personas que tienen el don de la luz. No sólo iluminan todo aquello a su alrededor, sino que aportan gracias a ello, una enorme capacidad que tenemos olvidada la mayor parte del tiempo, la lucidez.
Esa lucidez que nos hace vivir cada segundo y exprimirlo al máximo. Que nos hace disfrutar con una sonrisa, una palabra, una mirada... las suyas.
Son esas personas que con sólo rozarnos hacen que volvamos a la vida, aún cuando ignorábamos que estábamos fuera de ella.
Cuando un ángel aparece en tu vida, te sientes único, especial, inigualable, quizá porque se ha fijado en ti, quizá porque te colma de su luz, quizá porque sabes que es casi inalcanzable y tú lo estás tocando con la punta de los dedos.
Aunque en tu fuero interno sabes, que todo ese torrente viene de él. De ese
ángel que ha elegido, sin tú muy bien saber por qué, acompañarte y regalarte sus alas.
Por eso, ya no tienes miedo. Por eso, no te hace falta buscar más candelas en la oscuridad.



3 de diciembre de 2008

Volar

¿Qué es lo que nos impide volar? ¿Qué hace que no tengamos fuerza suficiente para batir las alas cuando tenemos el viento a favor? ¿Qué nos bloquea de tal manera que distorsiona totalmente nuestra realidad, convirtiéndonos en peleles en lugar de héroes? ¿Qué es lo que hace que se empañen nuestros momentos de gloria, nuestras horas más dulces?
Podríamos hablar del miedo, (ya lo hice en su momento). Ese miedo que asoma la patita por debajo de la puerta, hasta que la abre de par en par y se instala como en su casa.
Podríamos señalar la culpa, sea o no sea justa, se enquilosa y crece cual tumor, hasta ser más grande que uno mismo.
Podríamos apuntar a la vagueza que hace que un día no te muevas, ni al otro, ni al otro, ni al otro...
Podríamos mirar a la costumbre que nos engaña y nos engatusa convenciéndonos de que estamos mejor en su pequeño reducto mediocre.
Y si miramos ahí, sí, ahí en frente... qué es lo que vemos... Es un pequeño espejo mostrando nuestro reflejo. Somos nosotros mismos asiéndonos fuerte al suelo. Sí, los mismos que intentamos abrir esas alas.


(Las abro y bato con todas mis fuerzas. No me sueltes)

24 de noviembre de 2008

Otros...

Existen otros "Antes de...". Aquellos que nos tienen unos días con una especie de hormigueo constante en la boca del estómago. Que nos someten a auténticas batallas dialécticas con nosotros mismos. No son absolutamente placenteros, pero desde luego, no son penitencias infernales...
Vienen de esas elecciones que tomamos y que sabemos a ciencia cierta que nos van a cambiar la vida, y por lo cual, uno no está nunca totalmente a sus anchas en él... Pero aún así está absolutamente feliz, porque en este caso sabemos que el "antes de" es bueno, pero el "durante" es mucho mejor. Pasándonos días rozando aquello que hemos elegido con la punta de los dedos hasta poder agarrarlo y sumergirnos en ello, hundirnos hasta el último pelo, cruzar la valla de ese nuevo sendero, nunca practicado...
Todo un largo "antes de..." que da paso a una nuevo y resplandeciente "durante".

Allá vamos... dame la mano...




21 de noviembre de 2008

ME OFREZCO

Por desgracia, ésta no va a ser una de mis entradas, que por suerte para mí, os gustan tanto, (gracias).
Simplemente me ofrezco, no para el escarnio público, como algunos querrían, no.
Me ofrezco porque a partir de enero estoy sin trabajo, (¡eh! ¡tú! ¡por lo menos oculta la sonrisilla!). Así que si alguien de ésta, mi fabulosa familia virtual, necesita algo de mí, (sobre todo currar, mal pensados), ya sabéis dónde encontrarme.

CHANGES...

MUCHAS GRACIAS A TODOS.

12 de noviembre de 2008

ALL I NEED

"All I need is a little time,
To get behind this sun and cast my weight,
All I need is a peace of this mind,
Then I can celebrate.

All in all there's something to give,
All in all there's something to do,
All in all there's something to live,
With you ...

All I need is a little sign,
To get behind this sun and cast this weight of mine,
All I need is the place to find,
And there I'll celebrate.

All in all there's something to give,
All in all there's something to do,
All in all there's something to live,
With you ..."
("All I need" Air)

Es todo lo que necesito... lo demás sobra.
Se agolpan las palabras en mi cabeza con todo lo que quiero decirte, para al final, no hacer más que atorarse y molestarse las unas a las otras... Menos mal que siempre me quedan las canciones.
ESTO NO SE PARA!!!






5 de noviembre de 2008

La maleta.

Tengo que volver a hablar del viaje y de mi maleta. De esa que ya os dije en su día que llevamos todos. Esa que nos puede pesar demasiado en algunos momentos y en otros la cargamos con todo el placer del mundo aunque vaya repleta.
Acabo de hacer un cambio de rumbo, enorme. De hecho, he tenido que crear el sendero, abriendo mi corazón en canal, con la única herramienta de mi propio cuerpo y mis sentidos.
He ido horadando poco a poco, como con una cucharilla de café, un hueco en el que al principio sólo cabía mi pié. Dejándome uñas, dientes y aliento en ello.
Y cuando pensaba que era imposible, que la poca cordura que me quedaba la había dejado atrás en un precioso claro, jugando al escondite, de esa maleta comenzaron a salir manos y aliento y ánimo...
De esa grande y algo vieja valija, brotaron las ganas y la confianza y la diginidad...
Metiendo la cabeza dentro me pude ver a mí misma, como había sido siempre, como casi soy ahora.
Surgieron palabras y sonrisas y cariño...
Y hasta un pequeño empujón para adentrarme de nuevo en la senda. Y unas cuantas collejas para despejarme las ideas.
De ese raído equipaje, brotaron todos esos compañeros que algunas veces, idiota de mí, se me olvida que llevo dentro, y que al final, son imprescindibles, porque me hacen cómo soy.
Hoy va por todos y cada uno de vosotros, porque sé que estáis ahí. Porque noto vuestros ojillos, vigilando y vuestras manos, aguantando.
Gracias por todo. Gracias por mí.

P.D. Creo que me váis a permitir un postdata especial para Meri y Pi, han sido y son mis manos, mis pies, mis fuerzas... Nunca podré agradeceros todo como os merecéis.
Aunque no puedo dejar a Peni, Vanesa, Óscar... a ninguno, vais todos aquí encerraditos, espero que vayáis a gusto. Os quiero. Gracias.



30 de octubre de 2008

Lágrimas

Puede que ya no sea lo mismo... claro, no lo es.
Puede que al mirarnos a los ojos no nos reconozcamos... es un hecho, ya no somos los mismos.
Puede que ahora en vez de palabras solo nos dediquemos esputos llenos de hiel... ya lo sé, no tendría que ser así, pero sabes que lo es.
Puede que ahora solo veamos ese espejismo que nos engaña con que no queda ni un atisbo de todo eso tan grandioso que hubo... el corazón siempre va por libre.
Puede que no le veas la luz a todo eso... la mía es intermitente.
Pero algo sé por encima de todo que brilla claro y cristalino, he tenido la enorme suerte, el placer infinito, de haber viajado todos estos años a tu lado. De que el camino fuera uno y el mismo.
De haber recibido tesoros de ti.
De haber sido la persona má feliz del mundo gracias a estar juntos.
De haber hecho de nuestra vida una fiesta, hasta dónde hemos podido.
Y eso, caiñete, no se me olvidará nunca.
Gracias por todo y más. Gracias porque soy cómo soy.
Te quiero y sé que siempre lo haré... a pesar de nosotros, a pesar de mí.

23 de octubre de 2008

La verdad

"¡Quiero la verdad!", espeta la protagonista de la película con cara de indignación...
Pero qué verdad ¿Su verdad? ¿La del otro? ¿La mía? ¿La verdad absoluta?
Desde el suceso más nímio a la odisea más homérica, todo, tiene diferentes versiones, ¿es por ello que tiene diferentes verdades? Por lo tanto ¿somos capaces de afirmar que existe LA VERDAD, (así, con mayúsculas)?
No podemos poner en duda el testimonio de alguien simplemente porque el de al lado ha omitido o ha añadido un pequeñísimo detalle. Así como que evitamos creer a pies juntillas lo que nos está contando un individuo sobre todo si es parte implicada del proceso. Entonces... que alguien me diga, por favor, ¿qué es la verdad?
Todo aquello que se ajuste más a la realidad. Que se ajuste... porque nunca llega a ser lo mismo y por ello no es menos verdad.
Esa verdad que yo tengo aquí dentro, que siento, que defiendo con uñas y dientes no es menos que la tuya, o la tuya... o la suya...
Todo aquello que he sentido, experimentado, luchado y vivido en un momento dado es tan real como lo de cualquiera que estuviera allí conmigo y ahora, afirme todo lo contrario.
Esto que sé que soy es tan tangible como lo que sabes de mí.
Por qué entonces sentenciamos...
Por qué tendemos tanto a juzgar...
Por qué nos aferramos a algo tan volatil para, incluso, dirimir la muerte de alguien...
Quizá porque en realidad, es una creación del ser humano, un mero constructo de control...
La verdad, no sé por qué tanta palabrería simplemente para deciros que nada es tal y cómo lo pintan. No caigáis en el engaño.



6 de octubre de 2008

Montaña rusa.

Sí, sí... ya sabes... deberías pararte, salir fuera e intentar pensar. Pero es que se está tan bien ahí, dentro del torbellino. Llevabas tanto tiempo fuera de la vorágine que necesitaste más de tres intentos para pegar el salto, porque te daba miedo, mucho miedo. Ya no recordabas en absoluto cómo era ese subir y bajar.
Pero ahora estás dentro, con el estómago encogido y los ojos entrecerrados y llenos de lágrimas, por el viento. Pero con una sonrisa de oreja a oreja.
Y sabes que el golpe puede ser mortal, pero te encanta la vista desde arriba.





17 de septiembre de 2008

14 años y nada.

En unos segundos pasaré a ser nada. Claro que si lo pienso bien es más o menos lo que soy ahora. Porque nada me siento, entonces, nada seré.
Al principio no lo entendía, esta sensación de vacío que no veía en los demás y era lo que más me enojaba, era el único. Me refugiaba en mis cosas, tengo tantas... y ellas han consumido lo poco que quedaba de mí.
No sé si fui yo o fueron los que me rodean los que finalmente me hicieron desaperecer. Sí, creo que empezaron ellos a suprimirme poco a poco, como si fuera uno de esos héroes de comic que intento bosquejar. Fueron borrando mis ilusiones, mis alegrías, mis sonrisas, mi ambición... Eliminándolas a base de ignorarlas, a base de prisa, de ansiedad, de rutina... A golpe de rechazo, ira, miedo...
Y así me convertí en sombra. Y claro, las sombras son totalmente prescindibles y cuando les prestas atención o te asustan o juegas con ellas.
Tenía que ir diluyéndome. Era de primera necesidad ser casi transparente. Y cuando por fin lo he conseguido, veo que es tan inútil como el primer día de mi vida. Por mucho que haya fotos de ello repartidas por toda la casa.
Por tanto, voy a hacer lo que nadie puede hacer por mí, sobre todo, porque nadie sabe de la espesa y pesada carga que es la inexistencia de ese "MÍ".
Y aunque sea casi transparente, aunque pase por ellos sin pena ni gloria, estoy empezando a estar harto y cabe mucha rabia contenida en un hilo, en una cabeza de cerilla...
Así que como en ese famoso big bang del que tanto hablan y se preocupan e incluso gastan cantidades que no abarca ni el mayor de sus cerebros. He invertido el proceso, esa explosión me convertirá en nada y eso es lo que ocurrirá después: nada.

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/suicidio/tercera/causa/muerte/anos/elpepusoc/20080917elpepisoc_6/Tes


28 de agosto de 2008

Jodido

Es jodido, muy jodido. Mirar unos ojos cristalinos, limpios, sin atisbo de maldad y que te digan que no pueden más.
Es duro, tan duro como que te tienes que clavar las uñas hasta sangrar para no hacer una locura, cuando una voz alta y clara se yergue ante ti, ante todos, para proclamar que no sabe cómo vivir.
Es quizá más agobiante aún, casi como una soga, tener que encogerte de hombros y no poder abrir la boca, no poder ofrecerle aunque sea el dedo meñique para que se aferre.
Porque todos, todos, estamos en la misma puta situación.
Porque a no ser que tengamos madera de héroes; y pocos, muy pocos, la tienen, (y menos que ninguno los que alardean de ello), nadie es capaz de salir de esto.
Esto que llamamos nuestra vida y que es una puñetera encrucijada.
Nos hacen tragarnos la culpa con un embudo hasta que tenemos ganas de vomitarla. Pero con asco debemos cerrar los ojos, apretar los dientes y engullir lo que viene, porque con esa culpa también está todo lo que somos.
Para que ellos, sí, los que esparcen la mierda, puedan seguir dándose el festín de cuerpos, de un lado y del otro.
No somos más que eso, pequeños ingredientes en el plato.
Vale es verdad, unos más lujosos que otros. No somos el aperitivo que toman a manos llenas. Somos la merienda o incluso la cena, pero también estamos en el menú.
Y agonizamos porque no podemos escapar.
Y lo alargamos creyendo que les fastidiamos el festín cuando sólo les hacemos cosquillas en el paladar.
Pero no hay nada más que hacer que provocarles cuando menos una úlcera.
Ya que yo estoy jodida. Ya que estamos bien jodidos.
Porque se lo debo a esos hermosos ojos que se lo preguntan.

7 de agosto de 2008

¡Mamá quiero ser artista!

Pero de verdad, de esos que dejan su huella, cuando menos, su impronta.
De esos que guardo en la retina, cerrado bajo llave. Y se remueve y se agita cuando los noto cerca.
De esos que saben cómo tener conciencia del mundo que les rodea y plasmarla, hacerla materia y forma.
O de esos que saben vivir en el más allá, copulando con íncubos y súcubos, y tienen el sortilegio para hacerlos carne.
Quiero explotar en mil pedazos sin control cuando la musa me toque.
Quiero saborear la irreverencia y la rebeldía como el alimento que necesito.
Quiero dejar libres los poros de mi piel para que me cuenten qué es lo que voy a plasmar.
Dejar de ser el vampiro que soy y por una vez, que alguien quiera absorver mi esencia y mi existencia, engullirme en cada uno de mis hijos.
Vomitar cada una de mis contradicciones en algo tan hermoso y terrorífico a la vez que no tenga más remedio que enseñarlo al mundo.
Escupir a la cara de los caciques mientras ellos me aplauden como autómatas y vosotros devolvéis una sonrisa maliciosa.
Sí mamá, yo creo que tú lo sabes, siempre he querido ser artista, pero me quedé en simple mortal, en tierra de nadie, en el purgatorio de las ideas sin talento...
¿Y ahora qué hago mamá?





10 de julio de 2008

La mirada no lineal

La mirada no lineal es esto.
Es cuestionarse a cada paso y buscar, buscar y buscar... no hace falta contestar.
Es quedarse perplejo ante la vida como cuando teníamos 5 años pero regodeándose de esa sorpresa.
Es buscar siempre detrás de la televisión cuando el locutor está hablando. Y mirar al trasluz el periódico cuando lo estamos leyendo.
Es sonreír ante el tropiezo propio y poner el hombro ante el ajeno.
Es saber que los únicos jueces que hay son los de Plaza de Castilla y todos sabemos que también les duele la úlcera.
Es saborear cada segundo de una discusión con alguien que tampoco mira linealmente.
Es el gusto por las personas, pero no por el género, situación o calificativo.
Es zambullirse en los "antes de..." porque ya se es un auténtico beforista y se mira uno el ombligo cuando los está viviendo.
Es pronunciar cada palabra con todo el peso que lleva intrínseca. Llenándonos no la boca, el cerebro
Es tocar la campanilla en el ring de la lucha de uno mismo contra sí mismo.
Es beberse el vaso de un trago, esté medio lleno o medio vacio, estamparlo contra la pared y jugar con los pedazos.
Es saber que la crítica es lo que ha hecho avanzar al mundo.
Es saber que has encontrado a un compañero de viaje con una sonrisa, una mirada, un mensaje, un post...
Es abrazar, besar, saltar, cantar, reír...
Es llorar, patalear, gritar, golpear, patear...
Es tener una familia muy grande de sangre y sobre todo de roce.
Es estos dos años siendo o creyendo ser, el pez torpedo y que todos lo hayais hecho así.
Es daros las gracias por hacer este blog.
La mirada no lineal es felizmente, la que tenemos todos los que visitamos esta casa.

P.D. Este post es para todos vosotros, como siempre, pero hoy especialmente.
Aunque, si me permitís, se lo quiero dedicar a esa persona que con todo el orgullo para mí, me ha denominado como un ejemplo claro de la mirada no lineal. Y me ha descubierto toda una denominación para aquello que no la tenía.
Desde Madrid para Suzhou. Gracias Xiao.





27 de junio de 2008

Terrenal

Es imposible luchar. Imposible.
Al igual que no se puede variar el curso de un río sin esperar consecuencias.
Semejante al fuego que todo lo arrasa y no hay manera de controlar sin antes doblegarse a su voluntad.
Idéntico al huracán ante el que sólo queda protegernos.
Así, es la naturaleza humana.
Lo podremos llamar amor, vocación, sacrificio... Aquí, entre tú y yo sabemos que es simple y llanamente control. La masa no piensa. La masa no siente. La masa es dócil.
Y siendo el ser más inteligente en esta casa, al final, somos los más tontos. Porque pudiendo, no poseer la naturaleza como nos creemos, sino aprender a vivir con ella e incluso disfrutarla, lo único que hacemos es machacarnos, flagelarnos, censurarnos.
Huímos del disfrute de nuestros propios sentidos en pos de una beatificación que nunca llegará.
Nos cercenamos miembros para desmostrar que nuestra alma es la más pura y sólo pertenece, ¿pertenece?, a uno, sea terrenal o celeste.
Mutilamos nuestras mentes con tal de seguir los postulados de ese culmen evolutivo que es la sociedad en la que vivimos.
Y todo para qué. Para que cuando una mujer o un hombre se dejen llevar, sean juzgados, condenados y penados a perder su vida.
Para que los encerrados puedan levantar el dedo y decir "¡aquel!" con toda la ira del que se cree puro, justo y misericodioso.
Para que los mecaderes se enrizquezcan con escarnio público del que quiso dedicar su vida al espíritu pero le traicionó el cuerpo.
Para que se nos olvide que las obras más hermosas son para disfrutarlas con los sentidos.
Vivo aquí y ahora. Me pueden condenar por toda la eternidad.

19 de junio de 2008

Lo siento pero estoy totalmente terrenal...

"Sat on the metro with love on her mind
Intimate details of every kind
Opening doorways to secret rooms
Her emptiness calling to you

She give a little bit of attitude
Give a little bit of something new
Give a little bit of attitude
Get a little bit tacky too

Give a little bit of attitude
Give a little bit of something rude
Give a little bit of attitude
Get a little bit tacky too

A dangerous daughter in a leopard print skirt
A polaroid camera recording the dirt
Intimate details of every scene
Opening doorways for me

She give a little bit of attitude
Give a little bit of something new
Give a little bit of attitude
Get a little bit tacky too

Give a little bit of attitude
Give a little bit of something rude
Give a little bit of attitude
Get a little bit tacky too

She give a little bit of attitude
Give a little bit of something new
Give a little bit of attitude
Get a little bit tacky too

Give a little bit of attitude
Give a little bit of subterfuge
Give a little bit of attitude
Get a little bit tacky too"

"Attitude" Suede.

Volveré...

31 de mayo de 2008

Resaca

Me lío yo sola la manta a la cabeza y me enredo... y me arrepiento... y te ríes...
Pero es que me pierde una risa, una conversación, un cariño, un amigo, una amiga...
Sí, lo sé, también me pueden los vapores del ron, el humo del tabaco, la erótica voz de Bowie y los espasmódicos bailes de Robert.
Me vuelvo loca con las bromas, las situaciones superficiales, el mirar de reojo, el hablar sin hablar...
Me apasiona bailar hasta reventar, reírme hasta doler, querer hasta caer exhausta...
Pero sabes como yo que de todo eso también sale lo mejor de cada uno de nosotros, las ideas más esperpénticas, las historias más inverosímiles, los proyectos más reales...
Y cuando llega el gris, todo cae... me quejo... me lamento... me muero... Pero funde a negro y todo vuelve a empezar. Y miro la manta de reojo y la cojo por una esquina...

http://es.youtube.com/watch?v=IUogNM2JpN8
http://es.youtube.com/watch?v=-_u24Lpt7tg
http://es.youtube.com/watch?v=G9lz00hAnDk
http://es.youtube.com/watch?v=kysDeDvinIY
http://es.youtube.com/watch?v=jibIkjotbTc&feature=related
http://es.youtube.com/watch?v=3FLDpfuDKXQ
http://es.youtube.com/watch?v=SN-Sh9Dtig4


23 de mayo de 2008

"Mar el poder del mar"

"Dices que vengo, que voy
Que siento, que escucho, que pertenezco
Que sirvo para mucho.
Que me estremezco.
Que mi mirada es limpia, suave brisa
Que sientes el deseo de tenerme cerca
Que te distancias, por miedo a perderme
Que el barrio es mas hermoso
desde que aparecí.
Que soy la flor, que alumbra el jardín
El viento que se lleva a la senora luna
para que luzca el sol.
Mi amor
Hoy solo quiero decir
Siento lo mismo por ti
El mismo sentimiento por ti

Que sí
Que sí
Que bien
Que me encanta escucharte
Adoro sentirte
verte moverte
Y sorprenderte, de pronto
haciendote cosquillas en las rodillas.
Que sí
Que sí
Que bien
Que me encanta escucharte
Adoro sentirte
El barrio es mas hermoso
desde que apareciste
Que hoy luce el sol en mi corazón
Mi niña, mi amor, mi rayo de luz
El camino que lleva a tu casa
es mi alegría
La primavera ha llegado a la ciudad
Y no sabes lo bien que me sienta, mamá
Los días tranquilos, transcurren serenos
Tus pasos, los míos, peinando el sendero
Quién dijo que los muertos
no iban a resucitar?
Hoy llego mas puro que el agua mineral.
Tu cara, tu casa
tu ojos sonriendo en mi cara
La brisa, la mañana, el sol por la ventana
La calma, caricias, tu respiración
Resuenan campanas desde el comedor
Las nubes, en el cielo, y pasa un avión
dibuja una linea blanca, algodón
tu almohada, tus ojos, tu mirada
Estoy en tu casa ¡Adoro tu casa!
Pasa un avión, traza una línea
ahora de plata
De plata, la medlla de subcampeón
Hoy gano, tú ganas, ganamos los dos
Estonosepara
Estonosepara
Estonosepara
Estonosepara
Estonosepara..."
Facto Delafé y Las Flores Azules.

¡¡¡Qué bonitas se pueden decir las cosas!!!
Os la dedico a todos, para que se la dediquéis a alguien.

13 de mayo de 2008

Aquellos y nosotros

Hoy que podemos protestar. Hoy que podemos alzar la voz, imprimir la palabra, elevar la mirada. Hoy que sabemos que existe la libertad porque disfrutamos de ella a raudales en cada poro de nuestra piel.
Ahora es cuando le preguntamos a cualquiera de los miles de estudiantes que pueblan nuestro entorno, nuestra vida, quién era Jean Paul Sartre y te contestará con un suspiro de aburrimiento, el que se acerque a saber de qué hablas.
Hoy que tenemos todo el universo al alcance de nuestro dedo índice. Que tomamos nuestras propias decisiones, que nada ni nadie nos puede parar. No sabemos qué es la ética. Ni que existió un señor que se llamaba Kant. Ni que hubo un levantamiento en 1808 ni el porqué del mismo.
Ahora que aplicamos la psicopedagogía y no hay suspensos, ni cachetes, ni se tiran un mes en casa estudiando porque puede acarrear problemas de aprendizaje.
Hoy que existen masters, doctorados, posgrados, grados... Hoy que estamos en el avanzadísimo y libre siglo XXI. No tenemos ni la más remota idea de por qué la gente se levantó contra todo y todos hace 40 años.
Pero aquellos de hace 40 años, aquellos que estaban sometidos, aplastados, esclavizados. Aquellos que tuvieron que luchar por un ideal, el de libertad. Por una vida digna, por no dejarse avasallar.
Esos, sí sabían quién era Esquilache y Galileo. Y querían vivir un giro copernicáno en la historia del pensamiento, porque sabían de qué hablaban.
Esos que no podían abrir su garganta para hablar, a los que la crítica les estaba prohibida bajo pena de mordaza. Son los que se habían leído "La crítica de la razón pura" con 20 años.
Aquellos que, pobrecillos, suspendían asignaturas y repetían curso, y la historia les venía sesgada y reinterpretada.
Esos, justo esos, eran los que criticaban, los que tenían bagaje suficiente para levantar ampollas. Los que venían con la mente preclara para ver qué estaba pasando.
Es curioso, entonces se prohíbía hasta pensar, porque les querían sometidos. Y ahora, somos libres y en un estado de bienestar.

P.D. Dedicado a todos, y digo todos, los Ministros de Educación y Cultura de la democracia. Desde Pío Cabanillas hasta César Antonio Molina. Y por extensión, a todos lo que creen que estamos en el mejor de los sistemas posibles.
P.D. Todo esto es una reflexión ante unas imágenes del programa "Cesta y Punto" del año 1968 donde le preguntaban a un niño de 12 años que formara un silogismo de la segunda figura de la forma A,E,E.

9 de mayo de 2008

La estrella de la publicidad

Me quedo enganchada a la pantalla, absorta, sólo me falta darme golpes contra ella cual polilla moribunda.
Sus ojos, oscuros, negros, negrísimos, como dos abismos infinitos. Me hablan, me gritan, me asustan...
Su piel de ébano, hace que alargue la mano en un vano intento de traspasar las ondas herzianas y descubrir una nueva dimensión mediante el tacto.
Sus musculos están tensos, aunque se nota cansada. Brillan por la humedad de su propio cuerpo y producen nuevas curvas y recovecos hasta ahora impensables para mi paupérrima imaginación.
Si la cara es el espejo del alma, su interior tiene que ser como una pintura de Gauguin o como una sinuosa obra de Henry Moore. Imperecedera, eterna y terriblemente bella.
No, no es Naomí Campbell en ningún anuncio dirigido por Karl Lagerfield.
Es una de las tantas y tantas mujeres que mueren de hambre, o de guerra, o de cansancio... y veo cada día en el telediario.
La estrella de la publicidad mató al espíritu revolucionario.

21 de abril de 2008

Mártires

¿Y todo para qué?
Para meternos en cintura. Para pasar por el aro. Para que no haya ranuras. Para que no cruja nada. Para continuar como estamos.
Nos convencen de que hacer algo que no nos gusta. Que nos provoca dolor. Que nos hace caer en la angustia, en el tedio, en la rutina, en el no ser... Es nuestro objetivo en la vida. El sacrificio nos hará mártires. Caballeros de oxidada armadura y espinoso camino.
Pero mártires de qué, por qué, para qué.
Anularnos como personas, como mentes pensantes, como voces de crítica es lo que se nos premiará en la otra vida... da igual dónde la ponga cada uno, la madurez, la jubilación, la muerte...
Sólo para que unos cuantos, privilegiados a los que no se les exige nada, pero que han sido coronados con la santificación, puedan seguir en su Olimpo.
Y buscamos escapes, pero siempre son prohibidos. Por lo que nuestro futuro paraíso peligra, porque nos corrompemos. Pero esa podredumbre, esa gangrena es la que realmente nos hace vivir, porque nos alimentamos en la oscuridad de lo que ellos llaman virus.
Por eso nos tratan como a animales y aunque nos engañan con artimañas e instrumentos para hacernos sentir únicos. No somos más que ínfimas piezas en un engranaje.
Y a cada uno nos dan un mecanismo que solemos odiar, pero que nos hará héroes en la masticada y manida otra vida.
¿Y todo para qué?

8 de abril de 2008

Raros

Algunas veces ¿no os da la sensación, es más, tenéis la absoluta certeza de que sois absoluta, afirmativa y totalmente raros?
No ese "raro" que tan de moda está ahora, no, ese indie-alternativo-bohemio que en la actualidad lo vemos presentando cualquier programa de la TV.
Ni tampoco ese geniecillo brillante que no se lava el pelo y lleva ropa de hace décadas porque no atiende a esas nimiedades y él mismo se repite por activa y pasiva que es único en su especie.
No, yo me refiero a ese grupúsculo de gente que ninguno de esos se dignaría a mirar, pero que la gente digamos normal, es decir, la que te cruzas todos los días por la calle, en el trabajo y confían en el poder de la mayoría... tampoco identifica como su igual.
Aquellos a los que, incluso, nos tachan de tontos o tarados o simplemente incultos o carentes de interés.
Esos que nos encontramos entre "Pinto y Valdemoro" por no ser lo suficientemente "raritos" para marcar tendencias ni lo suficientemente "corrientes" para estar seguros dentro de la aparente normalidad (¡pobrecillos!).
Porque tenemos unas ideas y actitudes... como diría yo... ¿políticamente incorrectas? Pero claro, no tenemos las que hay que tener: quizá demasiadas o no las acertadas, por eso no estamos al frente de un programa de la FLY Music o escribiendo grandes columnas de escándalo en el RockdeLux o EP3.
Recibes insultos y desprecios por doquier de esos tan abiertos y libres o de los seguros estereotipados.
Y un día te ves aguantando piropos de los que se creen en posición de la verdad o en la élite de ésta, nuestra gran sociedad que ellos y su gente han levantado. O quizá de esos que van más allá y están de vuelta de todo. Pero lo único que quieren es sacarte algo. Por eso te alaban, cuando en realidad te llaman imbécil a la cara.
Y te preguntas desde cuando ves eso en los demás y si a ti se te ve igual.
Y repasas mentalmente a tus amigos, a tu gente, a tu familia de verdad.
Y es cuando te das cuenta de que estás en sintonía con gente muy especial y rica, venga de donde venga, sea como sea...
Y es ahí cuando arqueas un poco la ceja y sonríes.
Y entonces, ves en sus ojos, escrito en luces de neón: "¡Vaya tía más rara!"


25 de marzo de 2008

Finales y principios

"¡Ahora sí!", me digo, "Se acabó. Ya no da para más". Y taxativamente, rotundamente, férreamente puedo afirmar que ha llegado el final.
Y empiezo a devanarme los sesos intentando reconfortarme. Comienzo a escribir el desenlace del guión. Hago mil y una cábalas sobre el qué pasará ahora.
Porque todo principio tiene su final, frase mánida, usada, manoseada, pero no por ello terriblemente cierta.
Puede que llegue el desgaste, puede que sea algo inesperado. Puede que sea lo mejor que vaya a ocurrir, o que nos duela como puñetazo a traición. Lo único cierto es que está ahí y hay que asumirlo... hay que tragarlo.
O no.
Quizá un brillo, un destello... un nímio gesto, una pequeña señal... me hacen darme cuenta de que no todo está perdido, de que quizá trabajando un poco vuelva a estar en plena cresta.
Porque el desear y el poder en más de una ocasión se hacen uno, aunque seamos como topos y veamos sólo un punto de luz, cuando lo que queremos es un cañón entero.
Porque aunque nos creamos al borde del precipicio, sólo estamos mirando hacia abajo. Levantando la cabeza nos encontraremos con un puente, grande o enclenque, pero un puente.
Porque hay ocasiones en que ese final, en realidad es un principio.
Porque no siempre soy una hija de Grecia.

P.D. Gracias Eli (Kapurtala), por darme el empujón con tu relato.


18 de marzo de 2008

¡¡¡Socorro!!!

Quiero levantar ampollas y lo único que consigo son livianos escozores.
Pretendo soliviantar conciencias y parece que las tranquilizo
Necesito remover algo en la entrañas y lo único que se mueve son mis tripas a cierta hora del mediodía...
¿Dónde se perdió el pez torpedo? ¿En qué punto se convirtió en dorada carpita?
¿Qué me pasa?
¿Me estaré haciendo vieja?
¿Volviendo blanda? ¿Políticamente correcta? ¿Vaga?
Es peor aún... estoy perdiendo la perplejidad... cada vez me asustan menos cosas.
Gracias por no dejar que me ciegue del todo.

11 de marzo de 2008

Touche

Hay frases, palabras, gestos... que nos dejan en cueros, como diría mi madre; que nos muestran tal como somos, sin defensa, sin barrera.
Ante esa mala pasada de nuestro cerebro; probablemente en estado alterado, ya sea artificialmente: alcohol, drogas... Ya sea por algún estímulo natural: cabreo, indignación, ingenuidad... Sólo nos queda taparnos las vergüenzas con las dos manos, como en una película de dibujos animados, como en los mejores comics de "Mortadelo y Filemón" e intentar hacer que los interlocutores desvíen la atención a cualquier nímio detalle que pase por delante.
Por suerte, en ocasiones eso que sale a raudales por nuestra boca, no es algo tan comprometido, incluso nos damos cuenta que lo podíamos haber expresado con todo el orgullo.
Pero por desgracia, la mayoría de las veces es nuestro Mr. Hyde el que sale disparado y se planta delante del personal haciendo muecas y burlas horribles.
Y es entonces cuando aquél que es tan anticonsumista, resulta que en su fuero interno se ve montado en un Ferrari y vestido de Armani. Y ese que es tan idealista le metería una hostia bien dada a cualquiera que le lleve la contraria. Y éste, sí, éste tan desprendido y heróico, resulta que no ve más allá de su diminuto universo: él mismo.
Pero no todo es tan malo, no, también nuestra lengua nos hace sonreír, incluso arregla lo que pensábamos imposible.
Cuando pronunciamos un "perdón" que hacía un momento hubiera sido como un tortura decir.
O cuando nuestro ojos emiten un "te quiero" a gritos, cuando era el secreto más hondo y oscuro que teníamos.
Cuando grita y se revuelve por evitar esa injusticia que llevamos tanto tiempo presenciando y a la vez, ahogando por las represalias.
En esos momentos incluso nos sentimos orgullosos de ser unos bocazas.
Lástima que últimamente no ha sido esta última situación la que hemos estado tragándonos, sin poder abrir la boca como nos gustaría.
Por fin han acabado las elecciones, que nos deparará nuestra querida democracia ahora...







3 de marzo de 2008

32


Treinta y dos años... 11.688 días con sus noches.
Desayunos, comidas, cenas...
Despertares, madrugones, sueños, pesadillas...
Clases, libros, materias, historias...
Estirones, fiebres, cambios...
Compañeros, profesores, maestros...
Ilusiones, decepciones, aciertos, errores...
Decisiones, pasos...
Experimentos, descubrimientos, sorpresas...
Sensaciones, sentimientos...
Luchas, insomnios, esfuerzos, guerras...
Deseos, anhelos...
Envidias, rencillas, lágrimas...
Ciudades, países, caras, maravillas...
Alegrías, fiestas, sonrisas, besos...
LLuvia, sol, nieve, niebla...
Chopito, Gominola, Welly, Gala, Whisky...
Cariño, camaradería, amor, familia...
Papá...
Mamá...
Estrella y África...
Mis niñas...
Caiñete...
Mi maleta. Mi viaje.
Y luego me dicen que si me gusta cumplir años...
Gracias.



25 de febrero de 2008

A algunos radicales

"El espíritu, la dignidad mundana,
el arribismo inteligente, la elegancia,
el traje a la inglesa y el chiste francés,
el juicio tanto más duro cuanto más liberal,
la sustitución de la razón por la piedad,
la vida como apuesta para perder como señores,
os han impedido saber quiénes sois:
conciencias siervas de la norma y del capital."
Pier Paolo Pasollini.

Últimamente ando sin palabras. Pero soy muy afortunada, siempre hay algún genio que me acompaña y me presta, y yo humildemente tomo las que necesito.

13 de febrero de 2008

Metáfora

La Tierra, la naturaleza, siempre infinitamente más sabia que nosotros, nos ha escupido a la cara lo bajo que podemos llegar a caer y por el contrario, el altísimo concepto que tenemos de nosotros mismos.
Como una metáfora gigante de nuestro verdadero yo, en medio del Océano Pacífico existe una enorme isla de desperdicios, es decir un continente de mierda expulsada y producida por nosotros, el genial ser humano,con una extensión que es el doble los EEUU.
Con lo que todavía me hago cruces, es que, siendo el culmen de la creación, seamos tan sumamente ilusos y sigamos confiando en que si barremos y metemos la porquería debajo de la alfombra, ésta no rebose nunca por ningún ladito, no hablemos ya de explotarnos bajo los piés.
O lo que es peor, nos creamos tan sumamente infalibles, inteligentes y efectivos como para tener la basura controlada.
Desgraciadamente no es la única montaña de mierda que tenemos escondida por algún resquicio de este ancho mundo e indudablemente todas terminarán cayendo por su propio peso, que comienza a ser en muchísimos casos insostenible.
No, no hace falta que nos vayamos tan lejos, vamos a mirar de puertas para adentro, en nuestra propia casa, todos tenemos nuestra metáfora.
¡Venga! Vamos a seguir limpiando y mirando hacia otro lado.
http://www.elpais.com.co/paisonline/notas/Febrero072008/int05.html

29 de enero de 2008

No soy libre

No, no somos libres. Decididamente. Pero no pasa nada. Lo puedo volver a decir, "no somos libres". Parece que puedo seguir escribiendo... a ver... "NO SOMOS LIBRES". El ordenador no se ha bloqueado, no me he hundido en el abismo, ni soy una estatua de sal.
Quizá porque se ha convertido en un constructo publicitario, quizá porque se les llena la boca al nombrarla a los que realmente quieren imponer un yugo. Quizá porque hoy en día no hay tantos, pero los tabúes que nos han impuesto, son más férreos, porque creemos que no lo son. Quizá por todo eso y mucho más, lo pronuncio más alto y más claro: "NO SOMOS LIBRES".
Pero que no seamos libres no quiere decir que no vivamos, ni que no sigamos eligiendo, ni decidiendo, los recovecos del camino por el que nos ha tocado viajar.
No somos libres no, cuando se puede pesar, contar, valorar y precintar en un paquete, rumbo al lugar más oscuro y lúgubre de este planeta.
Cuando se intercambia, se abarata, se encarece, se vende al mejor postor.
Cuando una mariposa bate las alas en Madrid y se desencadena un huracán en el que desaparecen miles de almas libres, en Tokio.
Cuando en la práxis no es lo mismo para ti, para aquel, para ése, para mí...
Pero tranquilos. Lo importante no es eso. No es la condición lo que da la humanidad.
Lo que nos da la humanidad es la lucha por esa idea, que esta allí en su mundo, respladenciente, bella, inmutable.
Lo que nos hace ser humanos es el empecinamiento por llegar a ella. Que la seguimos pensando. Y que eso, sí que no lo puede controlar nada, ni nadie.

23 de enero de 2008

Libertad


"Sobre mis cuadernos de colegial
Sobre el pupitre y los árboles
Sobre la arena sobre la nieve
Escribo tu nombre

Sobre todas las páginas leídas
Sobre todas las páginas en blanco
Piedra, sangre, papel o ceniza
Escribo tu nombre

Sobre las imágenes doradas
Sobre las armas de los belicosos
Sobre la corona de reyes
Escribo tu nombre

Sobre la selva y el desierto
Sobre los nidos sobre las retamas
Sobre el eco de mi infancia
Escribo tu nombre

Sobre las maravillas de las noches
Sobre el pan blanco de los días
Sobre las temporadas desposadas
Escribo tu nombre

Sobre todos mis trapos de azul
Sobre el estanque sol enmohecido
Sobre el lago luna viva
Escribo tu nombre

Sobre los campos sobre el horizonte
Sobre las alas de los pájaros
Y sobre el molino de las sombras
Escribo tu nombre

Sobre cada soplo de aurora
Sobre el mar en los barcos
Sobre la montaña lunática
Escribo tu nombre

Sobre la espuma de las nubes
Sobre los sudores de la tormenta
Sobre la lluvia gruesa e insípida
Escribo tu nombre

Sobre las formas que centellean
Sobre las campanas de los colores
Sobre la verdad física
Escribo tu nombre

Sobre las sendas despertadas
Sobre las carreteras desplegadas
Sobre los lugares que desbordan
Escribo tu nombre

Sobre la lámpara que se enciende
Sobre la lámpara que se apaga
Sobre mis casas reunidas
Escribo tu nombre

Sobre el fruto cortado en dos
Espejo y mi habitación
Sobre mi cama vacía
Escribo tu nombre

Sobre mi perro codicioso y tierno
Sobre sus orejas elaboradas
Sobre su pierna torpe
Escribo tu nombre

Sobre el trampolín de mi puerta
Sobre los objetos familiares
Sobre el mar del fuego bendito
Escribo tu nombre

Sobre toda carne concedida
Sobre la frente de mis amigos
Sobre cada mano que se tiende
Escribo tu nombre

Sobre el cristal de las sorpresas
Sobre los labios atentos
Bien sobre el silencio
Escribo tu nombre

Sobre mis refugios destruidos
Sobre mis faros aplastados
Sobre las paredes de mi problema
Escribo tu nombre

Sobre la ausencia sin deseos
Sobre la soledad desnuda
Sobre las marchas de la muerte
Escribo tu nombre

Sobre la salud vuelta de nuevo
Sobre el riesgo desaparecido
Sobre la esperanza sin recuerdos
Escribo tu nombre

Y por el poder de una palabra
Reinicio mi vida
Nací para conocerte
Para nombrarte
LIBERTAD"

Paul Éluard

17 de enero de 2008

Libre

Puedo elegir qué camisa ponerme cada mañana, pantalón, zapatos... qué canal hacer que veo, mientras desayuno algo, que yo sola he elegido comer.
Puedo escoger el camino hacia donde quiero ir, el vehículo, la manera... incluso aunque haya tribulaciones más o menos hondas en mi cabeza, puedo decidir qué actitud tomar ante este día que está empezando.
Tengo todas conmigo para devarnarme los sesos al sopesar qué tono de pared me gusta más para el baño. Y podría estar un rato para señalar mi grupo y mi disco favorito.
Creo que sería capaz de estar horas para dilucidar por qué no soy creyente y por qué lo podría ser, y de qué y en quién y de qué manera. Incluso investigar si hay alguna opción no conocida que me revelara más.
Sé que no estoy de acuerdo con lo que proclama tal o cual partido político y puedo poner la mano en el fuego por lo que apoyaría siempre, defienda quien lo defienda.
Desde la primera y nimia elección diaria, hasta la más imprescindible decisión vital, he creído que mi volición era la que las dirigía.
Que las riendas de mi cuerpo, y sobre todo de mi pensamiento, sólo las domaba yo.
¿Pero quién soy yo?
He nacido en una latitud y longitud concretas... no soy libre.
No somos libres.

P.D. Continuará.

8 de enero de 2008

Planes

Planear, organizar, planificar... no cabe en mi vocabulario. Mi voluntad, como hada escurridiza, termina llevándome al país de nunca jamás. Decidí, o quizá eligieron por mí, ir siempre a "salto de mata". Vivir día a día, no asomarme mucho más allá de los que mis puntillas me permiten.
Luego llegan las lamentaciones, "y si hubiera...", "y si no...", machacarme con la misma cantinela anhelando, por fin, que como el perro de Paulov, por repetición lo tome como un acto reflejo, sería ideal como hábito.
Y finalmente me pongo alguna meta, pequeña, no vaya a crearme un trauma, porque ya me conozco; y comienzo con ahínco e intento no distraerme con nada absolutamente. Pero, ¡ay de mí!, empiezo a ver pájaros, mariposas, enormes flores... o tormentas, llamas, irascibles fieras... sea agradable o un auténtico horror, siempre, siempre hay alguna razón que nubla el objetivo. Hay veces que despierto y estoy a punto de darme con él de bruces, y me alegro de que no sea tarde, pero, ya se sabe, las prisas no son buenas consejeras.
Y vuelta a lo mismo: reproches, lamentos, autoflagelación, mutilación incluso...
Hasta que oigo mi nombre, y me veo a mí misma con sorisa maliciosa diciéndome: "¿A quién le beneficia tanta antelación? Siempre has sido así, un desastre organizado. Métetelo en la cabeza o lo pasarás mal."
Y asiento en silencio y me voy por donde he venido. Hasta que otro bellocino de oro luce en la lejanía, o hasta que un sesudo Pepito Grillo me recuerda que hay que sentar la cabeza, o hasta que miro el calendario y me doy cuenta del día que es ...
Soy un sistema entrópico forzando el orden... imposible.

P.D. Feliz año nuevo a todos, con planes o sin ellos. Que venga cargado de posts. Gracias chicos.