Follow by Email

17 de enero de 2008

Libre

Puedo elegir qué camisa ponerme cada mañana, pantalón, zapatos... qué canal hacer que veo, mientras desayuno algo, que yo sola he elegido comer.
Puedo escoger el camino hacia donde quiero ir, el vehículo, la manera... incluso aunque haya tribulaciones más o menos hondas en mi cabeza, puedo decidir qué actitud tomar ante este día que está empezando.
Tengo todas conmigo para devarnarme los sesos al sopesar qué tono de pared me gusta más para el baño. Y podría estar un rato para señalar mi grupo y mi disco favorito.
Creo que sería capaz de estar horas para dilucidar por qué no soy creyente y por qué lo podría ser, y de qué y en quién y de qué manera. Incluso investigar si hay alguna opción no conocida que me revelara más.
Sé que no estoy de acuerdo con lo que proclama tal o cual partido político y puedo poner la mano en el fuego por lo que apoyaría siempre, defienda quien lo defienda.
Desde la primera y nimia elección diaria, hasta la más imprescindible decisión vital, he creído que mi volición era la que las dirigía.
Que las riendas de mi cuerpo, y sobre todo de mi pensamiento, sólo las domaba yo.
¿Pero quién soy yo?
He nacido en una latitud y longitud concretas... no soy libre.
No somos libres.

P.D. Continuará.

11 comentarios:

D.G. dijo...

Exactamente chopitos, no somos libres por mucho queramos serlo o pensarlo... Dependemos de ir a trabajar, por lo que no escojes lo que hacer por las mañanas, en algunos empleos tienen normas de vestimenta, por lo que, como tienes que mantener el puesto por razone obvias, no podrías elegir que ponerte.
Tienes que llegar a una hora a los sitios, por lo que tampoco podemos escoger el camino, sino decidir cual es más rápido...
Creo que en lo único que somos dueños es en cómo expresar nuestros sentimientos, nuestras emociones, ahí si que nadie nos puede interferir. En todo lo demás, por desgracia, estamos condicionados de mil y una maneras...
Bonita reflexión, como siempre.
Un abrazo

Kapurtala dijo...

Vaya, me has dejado conmocionada... Tan bien que iba todo al principio, proclamando tu libertad para elegir y hacer y al final me quedo así, con las ganas de saber qué más, qué ves más allá de esa teórica libertad para escoger ante un marco restringido de "oportunidades"... ¡Estoy deseando leer esa continuación!

Muchísimos besos y pasa un buen fin de semana! ;-)

nena dijo...

No me hagas estas cosas!!!, el dia que crea que la libertad no existe me moriré.
Precisamente venia en el coche pensando en esto y cuando llego, zas, aqui me lo tienes plantao jajaj.
Yo creo que en la vida hay innumerables opciones y siempre, siempre tenemos la libertad para decidir cual vamos a tomar.
Dorian, trabajamos porque queremos, la otra opción es morirnos de hambre bajo un puente, no es agradable pero puedes hacerlo si quieres porque tienes la libertad de decidir sobre ti. Si entendeis por libertad la capacidad de convertir una piedra en oro, entonces no existe, en la mágia yo tampoco creo.
La libertad existe pues siempre hay un mínimo de dos opciones para cualquier situación.
Besazos guapa.

Kapurtala dijo...

Leyendo tu blog de nuevo me paré a pensar y si la libertad es opción para escoger (y se supone que es así), ¿son más libres los que más tienen? ¿Son más libres los ricos y millonarios? ¿Hasta con el dinero se puede comprar más capacidad para ser libre? Hummmm... ¡es deprimente si eso es cierto! ¿no crees?

Seguiré pensando en el tema...que por cierto, me desconcierta, intriga, perturba, y demás a partes iguales...

Bicos Chopis! ;-)

Kapurtala dijo...

Sigo pensando... ¿Puede que cada uno sea libre dentro de sus posibilidades? ¿Puede que haya una especie de marco delimitador de libertades para cada persona según dónde haya nacido, donde viva, sus opciones en la vida, incluso según su capacidad de pensamiento y abstracción?

¡Este tema da para mucho! Seguiré pensando en él...

D.G. dijo...

buenas nena, sí es cierto lo que dices, elegimos currar para no morirs debajo de un puente... pero precisamente si eliges no morir debajo de un puento, entonces ya al tomar esa elección libremente te estás limitando en la siguiente libertad... qui cir, cada opción que escoges con cierta libertad, te coarta la libertad para tomar la siguiente elección, y esto querida amiga, tiende a 0...
Es una visión un poco pesimista, lo se y lo reconozco, pero de la optimista no hace falta que me convenzáis, en cambio con esta... sí que en parte me vendría bien.

nena dijo...

escoges una opción con libertad, partiendo de ahí, la libertad existe, es un hecho entonces. Y esa elección a la vez no coarta tu liberad, si no la capacidad del ser humano de tomar decisiones a un solo tiempo. Es decir, tu puedes elegir trabajar y trabajas, y media hora despues decides no hacerlo y te vas, ¿que te lo impide? Sólo hay limitaciones fisicas, es decir, que te retengan. Lo que si es cierto es que hay quien tiene más opciones, no todos tenemos las mismas barreras, y eso, por otro lado, puede deberse al uso que de esa libertad se haya hecho.
Joer Chopis, con este tema te has salido eh.
Besazos.

D.G. dijo...

Bueno bueno, dejemos de discutir, jejejeje. Ya hubo un maestro que cantó a este término...
La libertad
Un beso a todos!

nena dijo...

Amigo Dorian, nunca discutiría contigo. Muy al contrario, comparto mis opiniones contigo, que es cosa de amigos.
Un abrazo.

Munxeta dijo...

este tema está calentito, no añadiré nada acerca de la libertad porque cada cual tiene su parte de razón.
sólo comentar que quizá la libertad nos obsesione y que estamos infravalorando el papel positivo que a veces tiene la autoridad.
por ejemplo nos libra a veces de tener que elegir, y esto suena a ironía.
o nos ayuda a superarnos para llegar al nivel que nos exigen, ¿tan malo es este aprendizaje?

finalmente, nos despierta el impulso de rebelarnos. sin autoridad no habría rebeldia.

besos niña. ecaba de menos pasar por aquí y darle al coco.

meripeitx dijo...

El mundo que nosotros compartimos tiene cadenas invisibles que ciñen, limitan, aprietan, perfilan, y dirigen, nosotros podemos jugar dentro de él y con sus reglas, somos libres de elegir los caminos e incluso de hacer trampas (tanto moral como legalmente). Es mas libre que cualquiera de nosotros un indio que corre en porretas por el amazonas, casi no hay reglas, caza, come, duerme,...y muere cualquier dia de una insignificante infección. En mi mundo hay libertad de saber que estas bajo una serie de normas y protocolos, pero que TODO lo puedes cambiar, eres libre de querer saber cuando algo no te gusta y libre de buscar caminos