Follow by Email

30 de noviembre de 2006

27 de noviembre de 2006

Partir

En nuestro viaje vital, en ocasiones, encontramos lugares en los que nos apetece quedarnos un tiempecito, hay veces que hacemos de ellos nuestro hogar y vivimos allí, otras nos los quedamos como refugio de vacaciones y acudimos allí a evadirnos, de vez en cuando.
Tristemente en esas latitudes llegan huracanes, tsunamis o se producen terremotos que nos los hacen completamente hostiles, también pueden llegar otros viajeros y ocupar el que era nuestro espacio.
Pero nosotros nos aferramos a ellos como si nos fuera el hálito vital. No levamos anclas ni las dejamos levar haciéndonos más daño del que ya se ha producido.
Y qué doloroso es cuando vemos a uno de los nuestros, sí, a uno de esos que nos gusta llevar en la maleta de compañero de viaje, amarrado a la que era su tierra, sin poder hacer nada para soltarle, verle sangrando por agarrarse, y lo único que nos queda es curarle las heridas para que pueda mantenerse.
Nos aferramos a las cosas, a las ideas, a los sentimentos, a las personas y llegado el momento, no somos capaces de ver el fin, de ver que más que aportarnos algo, aquello nos está enfermando. De percartarnos que incluso si nos dejamos libres, puede que al tiempo, volvamos voluntariamente a sus fueros a hacer una visita alegre y se nos reciba con los brazos abiertos.
El hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, pero es también el que se enquista en ella como una garrapata.
Por qué no somos capaces de dejar marchar. Por qué no somos capaces de aceptar la evidencia. Por qué no nos damos cuenta de que hay terrenos que nunca nos han pertenecido y que es mejor abandonarlos cuando lo piden a gritos.
Seguro que tenemos muchas respuestas o quizá no hay ninguna.
Aquello que nos ha hecho tan felices puede hacernos tanto daño e igualmente nosotros podemos herir de muerte por el simple hecho de no abrir las manos y despedirnos.
La distancia es el olvido, o por lo menos, si no es la cura sí el analgésico, y es necesaria para reencontrarnos con nosotros mismos, pero nos cuesta tanto asumirla.
Lo único que me queda es estar a tu lado y ayurdarte a remar para que te alejes lo antes posible.
Cuando lo leas sabrás que éste va por tí.

Y no olvides que somos unos cuantos de tripulación.






23 de noviembre de 2006

7 cosas

7COSAS QUE TE GUSTARíA HACER ANTES DE MORIR
_Ir a la India
_Escribir un libro
_Crear una corriente
_Sacar matrícula de honor en Lógica
_Ver a los hijos de mis sobrinos
_Cantar
_Besar a Nacho
7COSAS QUE MÁS DIGO
_Sabes lo que te quiero decir?
_Lógicamente
_Besotes
_Mierda
_Joder
_Sí?
_Te quiero
7COSAS QUE MEJOR HAGO
_El tonto
_Hablar por teléfono
_Dar consejos
_Abrazar
_Elegir regalos
_Escribir (por qué no?)

_Bailar (¿no?)
7COSAS QUE NO SE HACER

_Hacer cosas con la mano derecha
_Madrugar
_Comer sano
_Liar cigarros o porros
_Aguantarme la risa
_Decir no
_Irme a casa pronto
7COSAS QUE ME ENCANTAN
_El helado
_Chopito y Gominola
_La risa de mis sobrinas
_Las compras
_Los besos y abrazos
_Las sorpresas
_Caiñete
7COSAS QUE DETESTO
_Las acelgas
_El egoísmo
_Ir de negro con los zapatos y el bolso marrón
_Dormir sola
_La simpatía extrema
_Sorber la sopa
_Tom Hanks
7ELEGIDOS
Los que quieran, como si son 17 en lugar de 7, eso sí, lo publicáis eh?

Laruca cómo siempre te he hecho caso. Día de falta de inspiración, pues vamos a hacer el cuestionario. Y eso que éstos se me dan fatal, porque no tengo sólo 7 cosas de cada, por supuesto, así que he contestado con lo primero que se me venía a la cabeza, no están ni por orden de preferencia, ni de importancia, ni alfabético.
Ni son todos los que están ni están todos lo que son.
Venga!!! Animaros y hacerlo, que está bien el repasito a uno mismo.

18 de noviembre de 2006

Preguntas

Me gustan las preguntas. Los interrogantes. Hasta el signo de interrogación me parece bonito.
Creo que es algo que no deberíamos de dejar de hacer nunca, preguntas, sobre todo a nosotros mismos.
No me refiero con esto a vivir en la duda constante, pero sí a cuestionarse casi todo, sobre todo lo que nos es dado. Leemos, vemos la TV, hablamos, nos llega información por todas partes, nos asedian con ella, y de todo eso, cuántas cosas nos cuestionamos, ni la décima parte en la mayoría de los casos.
Me encanta hablar con los niños por eso, esa manera de bombardear a preguntas, la curiosidad que invade todo su pequeño ser y no pueden evitar que escape a raudales. No deberiámos ahogar eso nunca. Por qué lo hacemos entonces...
Sinceramente, es más fácil controlar a alguien que no piensa, que no critica, que no analiza. Es más fácil mostrar algo por una sola cara y que se sepa de antemano que el interlocutor va asentir y lo va a tomar el pié de la letra... el convidado de piedra.
El conocimiento es poder, es libertad, es independencia, y cómo se llega a él más que mediante la pregunta incesante, la eterna perplejidad, la duda razonable o razonada. Cómo hemos llegado a este punto donde nos encontramos más que a base de criticar lo que teníamos y con ello avanzar hacia otros estados... otras preguntas.
Lógicamente es un arma de doble filo, porque si se pregunta hay que esperar en ciertos momentos ser preguntado, pero no puede ser de otra manera, necesitamos diálogos, ya vivimos en muchos aspectos bajo el yugo del monólogo y va siendo hora de desterrarlo.


cuestionar.(Del lat. quaestionāre).1. tr. Controvertir un punto dudoso, proponiendo las razones, pruebas y fundamentos de una y otra parte.2. tr. Poner en duda lo afirmado por alguien. Cuestionar la veracidad de una noticia.Real Academia Española © Todos los derechos reservados


En qué punto de la historia del ser humano esta palabra tomó una connotación negativa, en qué momento los cuestionadores empezaron a estar mal vistos e incluso a ser perseguidos. En qué instante algunos hombres decidieron que era mejor "guiar" al rebaño en lugar de "enseñarle" hacia donde había que ir y que cada uno buscara su propio camino.
Me niego a dejar de hacer preguntas, me niego a tragar con lo que me echen, me niego a dejar de ser niña, me niego a perder mi esencia.
Quiero ser incomoda e inoportuna. Quiero ser el pez torpedo. Quiero ser la cerilla que encienda el fuego de la duda.


P.D. El que pregunta siempre corre el riesgo de la respuesta, pero ese es otro cantar... Os espero.

16 de noviembre de 2006

Abrazos gratis

Cómo no, ese duendecillo que tenemos en la familia que es Laruca, me ha dado un motivo para pasar el día gris y lluvioso.
No voy a comentar nada más, porque cuando veáis el video creo que es muy obvio, no hacen falta palabras.
Éste es el fotlog de Lara que tenéis el link ahí a la derecha, pero lo vuelvo a poner para los vagos.

http://www.fotolog.com/laruca

El vídeo lo ha montado ella, y en el youtube tenéis el link a la página del movimiento.
Ya me contaréis, no!, lo tengo que ver y sentir.


P.D. Ya sé que os he mandado un mail a muchos de vosotros, ya me conocéis, cuando me da por algo...

13 de noviembre de 2006

Gorda

Anuncios, carteles, campañas, películas... todo, todo nos recuerda que la belleza es lo esencial, es la piedra filosofal de la felicidad, pero qué belleza?
La belleza de la que nosotros mismos nos alimentamos en vicioso círculo y que desgraciadamente, hace más mella de lo que creemos.
Toda mi vida he sido una chica grande, he sido más alta y más fuerte que la mayoría de mis amigas. Esto ha hecho que siempre mirara a mi alrededor con más recelo y complejo que los demás. Lo cual, también te permite plantearte ciertas preguntas, que quizá, qualquier persona que entre en medidas nunca se plantea.
El no entrar en los cánones prestablecidos de belleza o incluso normalidad (si es que alguien puede marcar los cánones de la normalidad), supone desde no poder ir a las rebajas,o no comerte un rosco en las noches de ocio, hasta quedarte sin un puesto de trabajo aunque seas una persona totalmente cualificada.
Y no sólo estoy hablando de las personas que como yo, están entradas en carnes, por no decir gordas. Hablo de personas más bajas, altas, muy delgadas, y con cualquier peculiaridad física que podáis pensar, y ya no hablemos de la edad...
Pero si empezamos a introducir personas en la lista, nos daremos cuenta de que somos el 90% de la población los que no cumplimos con los requisitos.
Entonces por qué la promovemos nosotros mismos y la introducimos en nuestra vida diaria?
Venga, no me digáis que alguna vez no os dejado de interesar el conocer a una persona por su aspecto físico.
Y que no habéis mirado con recelo a ese amigo de una amiga que está obeso, o directamente, habéis dicho que fulanito está loco por estar con una tía tan, tan fea.
Sí, ahora que en nuestra querida comunidad de Madrid nuestra querida Esperanza Aguirre quiere frenar la anorexia de las modelos, cuando son las únicas que por exigencias del trabajo deben guardar un físico, y que todas las madres se preocupan de la nutrición equilibrada de sus vástagos, yo me reconozco como una falsa y una hipócrita.
Yo que he sido marginada por la dictadura de las tallas y de la gilipollez adolescente, (aunque ya tengamos 30 años), yo que admito que me da igual mi peso o mi condición, aunque luego me compro el Elle toooooodos los meses. Yo que estoy gorda, sííííí estoy gorda, tengo prejuicios físicos, intento pensar que menos que otras personas, pero los tengo y esa es la cuestión.
Cuántas veces hemos oído eso de: "Es guapo? No. Pero es majo, el pobre!".
Cómo que el pobre? Pero qué tiene una lacra de por vida o qué? Qué tiene? Una enfermedad incurable? (y que me perdonen todos aquellos que la tienen, por el símil).
O eso de "se requiere buena presencia", lo que quiere decir: 1,75 de estatura, 50 Kgs de peso, 90-60-90 de medidas corporales. Ah! que una persona limpia, aseada, y con un currículum sin tacha, no tiene derecho a un puesto de trabajo si mide 1,50.
O eso de: "Noooooooooooooo si estás genial, guapísima. Tú que vas a tener que cambiar?" Y en realidad están pensando: "Si yo alguna vez me veo así por favor que me dejen suicidarme con un bisturí y la máquina de la liposucción"
Pues bien, todo eso, es una pescadilla que se muerde la cola, la TV lo emite y nosotros lo convertimos en dogma o quizá la TV nos ofrece lo que nosotros le pedimos?...
Ya sé que el ser humano está hecho de contradicciones, es mi bandera, pero una cosa son las contradicciones y otra la falta de sentido crítico hacia lo establecido, es decir, la cegarrutez.
Creo que voy a empezar a mirarme más en el espejo, pero no sola, sino cuando estoy acompañada, tanto por fuera y como por dentro.
Quién esté libre de complejos que tire la primera dieta. Y quién esté libre de prejuicios que rompa el primer espejo, (eso no, que da mala suerte, y de las supersticiones ya hablaremos otro día).


P.D.Con esto no quiere decir que vaya a dejar de ver "Queer as folk", sólo por ver a Brian, que los museos han existido desde hace siglos.




8 de noviembre de 2006

Proyectos

Siempre lo diré, las mejores cosas surgen así, de repente, de la casualidad o de la causalidad?
Porque nos creemos que hay sorpresas en esta vida pero las hay? Si rascáramos un poco...?
Pero ahora mismo eso me da igual, lo que sé es que este cerebro se mueve de nuevo, tiene ilusiones, tiene proyectos...
Qué bueno es tener amigos, qué bueno es tener a mis amigos.
Seguiremos informando...


Por cierto, muchísimos besos para una de las personas más especiales que conozco, que se he convertido en una de mis más acérrimas lectoras y seguro que cuando le cuente lo que va a empezar, va a confiar en mí como pocas personas son capaces.
Felicidades Marisol!!!
Gracias por tu apoyo, por tu cariño, por tu compresión... por todo.
Te queremos mucho
Te quiero mucho.

P.D. Le va a sentar mal, no le gusta esa palabra pero lo tengo que decir, es mi suegra, jejejeje. Lo siento, el proyecto no es un nieto.

1 de noviembre de 2006

Antes de...

Volviendo al tema que nos ocupaba. Quiero hacer incapié en los "antes de..." ya que mi deseo es crear un verdadero ejército de adeptos, bueno más bien disfrutadores, de esos grandes pequeños momentos.
El "antes de.." surgió de una de tantas noches de ron y amigos que tanto me gustan.
Todo comenzó hablando otra de mis perdiciones: la comida. Porque no hay un "antes de..." más grande que cuando nos ponen ese delicioso plato delante... el olor, el color, el acto de coger el cubierto, la sensación de pinchar, acercarlo a la boca... el antes de...
Intentando explicar a uno de los contertulios lo genial de los "antes de.." empezamos a extrapolarlos a toda nuestra vida y sin darnos cuenta, como suelen aparecer las maravillas, surgió la teoría de los "antes de..."
El ser humano en su afán utilitarista de cuanto y para cuantos más y mejor, se ha obligado, autoimpuesto, que la felicidad tiene que ser duradera, grande y abarcar a la mayoría de individuos posible.
Los placeres pequeños, solitarios, onanistas, quedan en un segundo plano, no se encuadran dentro de los ladrillos del gran edificio de la felicidad.
Los "antes de..." son pequeños retazos de placer máximo en los que el fin de la espera y la consecución de algo quedan completamente en el aire y es ese vacío o esa plenitud la que nos hace llenarnos de multitud de sensaciones que entran en lucha o en perfecta armonía.
El fin y el principio de ese deseo se dan la mano pero sin llegar a materializarse, por lo que el ansia y el placer nos dominan completamente. Puede ser algo así como que en décimas de segundo, la incertidumbre va dejando terreno a la felicidad, hasta que la primera desparece y la segunda se afianza.
Si pensamos por un momento, nuestros días están llenos de "antes de..." en los que ni siquiera reparamos, y que, con que pusieramos un mínimo de atención, supondrían el aliciente perfecto para esta existencia, en la que tenemos que encontrar la felicidad absoluta y total.
Quizá los "antes de..." suponen un aunténtico y absoluto ejercicio de egocentrismo y egoísmo, pero le estamos quitando con ello sus instantes de montaña rusa a alguien?
Buscar y buscar... y empezar a disfrutar de esos pequeños sustratos de felicidad pura.
Porque no todo tiene que ser universal, ni global, ni compartido, ni útil.
Porque todos tenemos derecho a nuestras parcelitas de onanismo.
"Antes de..."


P.D. Dedicado a Po. Mi acompañante de descubrimiento aquella noche.