Follow by Email

28 de diciembre de 2007

Ava Gardner

No, decididamente no. No soy de esas mujeres a las que se les escribe una canción o se le dedican unas misteriosas líneas en un críptico poema. No soy de esas que permanecen en la memoria como si de una mancha de vino en el inmaculado lienzo del mantel se tratara. Nunca he sido de esas que dislocan cuellos al pasar. Ni de las que al relatar su periplo vital, se imagina uno en la pantalla del Benlliure o del Imperial en la Gran Vía.
Nunca podré ser de esas, pocas, a las que el humo del cigarrillo enmarca la cara al son de "Smoke gets in your eyes". Ni podré alternar con un diablo en un bar llamado "Aquelarre".
Por mis venas no corre la roja y caliente sangre de Scherezade, Lucrecia o Margherita. Ni ninguno de mis rasgos tiene la más mínima seña de los de María Antonieta, Paulina o Isadora...
Lo sé... pero aún así, no puedo evitarlo. Venero a Ava Gardner.


12 de diciembre de 2007

Realidad

Preparar algo, sea lo que sea, un trabajo, un proyecto, incluso una sorpresa, suele ser costoso y difícil. Una y otra vez se intenta visualizar el buen resultado en la mente como para que sirva de totem y moldee la realidad. Incluso en esas idas y venidas al mundo interior, se olvidan elementos importantes en los preparativos que más tarde hay que intentar atrapar al vuelo, o batir el record de velocidad para poder conseguirlos.
Cuando llega el momento, lo único que queda por hacer es cerrar los puños con fuerza y ponerse a uno mismo, si cabe, en el asador, para que todo sea como esa imagen-patrón que se había construido.
Y cuando se está en plena combustión, cuando se está ardiendo y ya nada ni nadie puede meter la mano a modo de salvamento; cuando muy al contrario, se ve que se han empujado, como si de leña fuera, a un motón de personas a las que se ama, a la hoguera que se está consumiendo. Justo en ese momento, el totem mentalmente construído cae a plomo y se derrumba por imposible.

Y fue justo en ese momento cuando abrí los ojos y me di cuenta de que la realidad no era el reflejo de esa imagen ideal que me había obligado a fabricar para luchar contra los ataques de pánico.
Es muchísimo mejor.
Gracias a todos y cada uno de los que lo hacen posible.
Debo pedir disculpas si quizá, en medio de la vorágine, no reparé en que sois excepcionales.



3 de diciembre de 2007

Metedura de pata

Sabes perfectamente que es una metedura de pata. Eres totalmente consciente de que estás en un error de proporciones gigantescas. Miras de reojo y ves a tu conciencia, a tu razón, jugueteando con la fusta, preparada para la tortura más cruel.
Pero te da igual, porque eso que sabes que no es así, ese desliz de tu mente, ese disparate del tamaño de tu cerebro, te gusta. Te produce un placer infinito. Te hace más llevadera esta, en ciertos momentos, aplastante realidad. Te sirve de nave en la que volar muy alto, tanto que todo lo demás queda reducido a puntos, motas de polvo...
Y sigues viviendo aquí y allí. Porque no puedes evitar sonreír cuando casi te rompes una pierna metiendo la pata de esa manera. Porque te sientes tan bien, tan pleno, cuando tu cerebro te repite que el sol sale de noche, que no te importa que sea una majadería de dimensiones mastodónticas.
Pero llega el día en que caes, a plomo. Tu cabeza golpea, fuerte, contra el duro suelo de la realidad, que no de la verdad. Porque la verdad es esa que tú tenías ahí dentro, y que se está desparramando por ese pavimento frío y yermo. Pero te levantarás y vendrá una vieja, fea y desdentada, con una fregona mugrienta en las manos y se llevará los restos.
Y como cuando te enteraste que los reyes magos no existen, lloras, te rebelas y por unos segundos intentas olvidarlo. Es imposible, no se puede vivir toda la vida con la pierna en un hondo socavón.
Y no te quejas, ni rechistas, porque tienes muy presente que tú y sólo tú te recreabas una y otra vez, con todo ese placer que te suponía.

Y el frío de diciembre me está helando las entrañas...

27 de noviembre de 2007

MIckey y Mallory...

"Mickey Knox:
The whole world's comin' to an end, Mal!

Mallory Knox:
I see angels, Mickey. They're comin' down for us from heaven. And I see you ridin' a big red horse, and you're driving them horses, whippin' 'em, and the're spitting and frothing all 'long the mouth, and the're coming right at us. And I see the future, and there's no death, 'cause you and I, we're angels...

Mickey Knox:
I love you, Mal.

Mallory Knox: I know you do baby, and I've loved you since the day we met."

"Natural Born Killers" Quentin Tarantino.






21 de noviembre de 2007

Aprender y enseñar.

Gracias a él aprendí lo que puede ser ver un mundo a través de un minúsculo agujerito, llamado objetivo. Un mundo de ojos, bocas, labios, intenciones, sentimientos... reflejados en una diminuta púpila de cristal y atrapados enternamente, pero no por ello muertos y enterrados, al contrario...
Aprendí que mis dos perfiles son buenos y que puedo llegar a querer a ese ojo transparente y él a mí, si el que lo doma también me quiere.
Aprendí que se puede hacer síntesis y antítesis de una imagen y deducir la tesis de la belleza.
Aprendí que lo importante son los sentimientos que pones en cada pequeña cosa que haces, desde una foto, hasta una amistad. Que en todo hay que echar el resto.
Aprendí que además para mostrarle todo eso al mundo, sea lo que sea, hay que tenerlos muy bien puestos. Y eso, por encima de todo, siempre hay que respetarlo.
Aprendí quién era Brian Eno y la letra de "Baby´s on fire"
Aprendí lo que es cambiar el mundo en una discución, que no pelea.
Aprendí que puedo escribir canciones.
Y aprendí que me queda mucho por aprender y por enseñar todavía.
Gracias Luis.
Por todo lo que nos queda.
FACILIDADES!!!

Para el señor Luis Larios, el mejor fotógrafo que conozco, pero, lo más importante, una de las mejores personas con la que tengo la inmensa suerte de contar en mi pequeña familia.







15 de noviembre de 2007

Soy

"¿Dónde está esa chica de hace 14 ó 15 años?", escuché en un momento de la noche y realmente no supe qué responder.
¿Qué responderíais vosotros? ¿Dónde buscaríais para saber la respuesta? ¿La hay?
Me llevó a encender un cigarro, esbozar media sonrisa y pensar que realmente no sé quién narices soy.
¿Soy la que ven? ¿O la que veo? ¿La que os escribe? ¿la viajera en paraísos lejanos? ¿O la peregrina de los caminos vecinos? ¿Soy aquella de hace 15 años? ¿O soy la de ahora? ¿O la que será en otros 15?
Ya véis, no hace falta ser Platón, ni Schelling, ni el mismísimo Parménides para preguntarte una noche qué es la esencia, quién soy, qué soy si se me quitan todos lo aditivos. Basta una pequeña conversación en medio de tantas...
Si no veo por ningún lado a aquella que fui, quizá realmente es que yo no tenía que ser así... ¿o ella era la auténtica y me he convertido un producto adulterado por la edad, las responsabilidades, las vivencias...?
¿o soy como entonces pero totalmente reforzada por todo eso?
Soy estas preguntas y muchas más. Soy la de entonces y soy la que teclea en este preciso momento y seré la que vea en el espejo dentro de 10, 15 ó 20 años, Soy la causa y el accidente. Soy la forma y la materia. Soy la potencia y soy el acto. Y sé que soy lo que soy. Pero realmente no sé todo lo que soy.


P.D. Porque es la entrada 101 y porque la canción le va como anillo al dedo.

http://es.youtube.com/watch?v=VKoRq5mrHjg

5 de noviembre de 2007

Canto (el mismo dolor)



"Canto porque me levanto siempre con las mismas penas,
con las heridas abiertas que siguen sin cicatrizar.
Vago por las veredas, por desiertos, por la selva,
surcando los anchos mares, hacia ningún lugar.

Canto porque me canso de dar explicaciones,
no tengo soluciones, ¿para qué tanto preguntar?
Salto de cama en cama, de boca a boca, de falda en falda.
No vuelvo por donde vine, nunca miro hacia atrás.

Y no hay mejor ni peor, pues con la gente que tropiezo,
sufren del mismo dolor, están igual, el mismo dolor.
No hay mejor ni peor, si estás quieto o en movimiento,
sufres el mismo dolor, estás igual, el mismo dolor.

Canto porque me harto de lugares concurridos,
de esquemas aburridos para conseguir seguridad.
Parto de aquí a otro lado, crías cuervos, y te comen los ojos luego.
Canto porque me levanto, siempre con las mismas penas.

Y no hay mejor ni peor, pues con la gente que tropiezo,
sufren del mismo dolor, están igual, el mismo dolor.
No hay mejor ni peor, si estás quieto o en movimiento,
sufres el mismo dolor, estás igual, el mismo dolor."

Enrique Bunbury (¿quién si no?)


P.D. Y con ésta, hacen 100 entradas. Me autofacilito: FACILIDADES!!!

31 de octubre de 2007

Poderoso caballero es don dinero

Decía el maestro entre maestros, Don Miguel de Unamuno: "Un pedante es un imbécil adulterado por el estudio".
Y yo debo añadir, con gran humildad por supuesto, que un déspota es uno de estos imbéciles que en lugar de estudiar, se han forrado de pasta. Y en nuestra queridísima y venerada sociedad, ya se sabe que el más poderoso de los atributos es acumular montones de vil metal.
Puede ser que uno de estos pequeños dictadores de estar por casa, no fuera realmente más que un pobre diablo si ese poderoso caballero no se hubiera puesto a tiro. Pero ya sabemos que la diosa ve menos que Rompetechos.
Un curioso efecto de esto que os hablo, es lo que yo llamo la teoría de la excelencia moral. Cuanto más dinero posee uno de estos seres y más sube en su pequeña escala social, (aunque sea en la de su pueblo de 300 vecinos), más excelente moralmente se vé y cree a piés juntillas que es.
Cuántos de estos especímenes vemos día a día actuando impunemente en cualquier ámbito, y lo que todavía me da más ganas de vomitar, se erigen como modelo a imitar por su elevedísima escala de valores.
Son jueces y verdugos de todos los que ellos ven debajo, debajo en renta anual.
Claro que, en todo este arrebato de ira que me invade, una parte de mí sigue pensando si no somos nosotros mismos los que erigimos a estos reyezuelos de tres al cuarto.
Por otro lado, también conozco a otra gente que ha conseguido los favores del cuerno de oro y no sólo ostentan esa fortuna porque también son justos, bondadosos, cultos...
Ahí me queda la pregunta para este largo fin de semana, ¿se puede o no se puede confiar en el alma humana?
(No os puedo dejar enteramente de vacaciones).





24 de octubre de 2007

Memoria

Una palabra, una cara, un olor, una conversación entera nos hace recordar. Trasladarnos a otro tiempo, otro espacio, incluso otra piel...
La memoria, amiga en ciertos momentos, nos trae un juego, una película, un amigo... Nos ayuda a reconfortarnos, a mirarnos con cariño, a hincharnos el orgullo.
Maestra intachable en otros, nos vuelve a meter en el centro de algún embrollo, en ese preciso instante de la palabra mal dicha, en la oscuridad del daño infringido sin motivo.
Nos mira con cariño, nos alecciona como el padre, nos besa como la madre.
Pero también es ladina y traicionera y se guarda secretos, que sólo nos deja ver muy de vez en cuando. Atesora imágenes que pueden llegar a aterrarnos y como el hombre del saco, sólo nos muestra cuando más confiados y seguros nos encontramos en nuestro paseo.
Es sumamente consciente de que podrá volver a supultar ese recuerdo en lo más hondo, y con el tiempo, mostrarlo de nuevo, y darse cuenta de que no habíamos aprendido nada. Y sonríe malévolamente y nos mira con desprecio como el enemigo más acerrimo.
Pero también se enoja y se retuerce de la rabia, cuando hemos traspasado el límite y nos creemos que podemos engañarla, acallarla. Práctica muy habitual en nuestros días. Y eso, eso es destapar la caja de los vientos. Y cuán Pandora nos quedaremos sólo con la esperanza de que nuestra memoria deje de machacarnos con eso que queríamos haberla ocultado.
Nos pone la mordaza que teníamos reservada para ella, y nos hace presenciarlo una y otra vez. Porque es sabia y es consciente de que eso que queríamos que pasara por alto es lo que más tenemos que recordar.

18 de octubre de 2007

Pasito a pasito.

Un pasito, otro, otro pasito, otro, venga otro más, ¡qué bien, otro pasito!
Y llega un golpe, un empujón, un traspiés y vuelves atrás de nuevo, o incluso peor, más allá de donde empezaste.
En la vida hay que medrar, hay que luchar, hay que avanzar... ¡anda y que les den morcillas a todos!
¿Sabéis lo que os digo? Que algunas veces me canso de luchar, que me gustaría tumbarme a mirar la nada y que no hubiera consecuencias. Que pagaría porque un día se me fuera la cabeza de verdad y que nadie, ni nada sufrieran por ello.
Que me gustaría ser mujer objeto, que me da igual no llegar a ningún lado, que no me importa no sentirme realizada.
Porque día a día me escupen a la cara que lo que consigo, que lo que conseguimos, en un momento dado, no vale absolutamente nada.
Me voy desanimando en cada despertar con sólo observar a mi alrededor. Y aunque intento rebelarme, cada vez entiendo más el "de puente a puente y tiro porque me lleva la corriente".
Dejarme, al menos por un día, que me sienta mediocremente mal.
Y todavía creemos que la libertad existe.

9 de octubre de 2007

Hace tiempo

"Tengo momentos en que sólo recuerdo
una conversación
quizás sólo fueran palabras desnudas
pero de, corazón
Hace tiempo que ya no te veo
quizás no te llamo
porque no me atrevo
Hace tiempo que ya no te veo
¿habremos cambiado?
¿quizás a peor?
Tengo momentos en que sólo recuerdo
una revolución
guerreros salvajes con armas de barro
¿en qué se quedó?
Hace tiempo que ya no te veo
quizás no te llamo
porque no me atrevo
Hace tiempo que ya no te veo
¿habremos cambiado?
¿quizás a peor?
¿quizás, quizás, quizás a peor?
¿quizás a peor?
¿a peor?
¿quizás, quizás, quizás, quizás a peor?
Hace tiempo que ya no te veo
quizás no te llamo
porque no me atrevo
Hace tiempo que ya no te veo
¿habremos cambiado?
creemos que sí...

Bunbury, Cardiel, Valdivia, Andreu.

1 de octubre de 2007

Un día como el de hoy

_"Prohíbido ponerse melancólico y nostálgico en días grises, lluviosos y fríos."_
_¡¡¡Imposible!!! ¿Cuál es mi multa?_
¿No tengo ya bastante con sentir que el tiempo se me escapa entre los dedos, como esas gotas que intento coger?
¿No es suficiente con que la naturaleza, con días así, me escupa a la cara todo lo perdido y pasado?_
_"Tienes que sonreir durante casi todo el día"_
_¿Eso es un castigo? Si cada vez que miro por la ventana, cada vez que salgo a la calle, cada vez que se moja mi cara, cada vez que tiemblo de frío, lo hago.
¿Es esa la pena máxima? Si con cada experiencia recordada, con cada imagen repasada, con cada cariño sentido, no puedo evitar que aparezca en mi cara._
_¡¡¡Entonces, puedes cumplirlo!!! ¡¡¡Puedes y debes no estar triste en días como hoy!!!_
_Pero has omitido algo en esa sentencia... qué clase de sonrisa exiges._



24 de septiembre de 2007

Ombliguito del mundo

El ser humano como organismo inestable, en todos los sentidos que es, posee diversos mecanismos de defensa con la finalidad de no convertirse en una bomba de relojería andante. Aunque, por desgracia, todos conocemos sujetos que han perecido en su propia defenestración.
Una de esas descargas emocionales, que en mi caso, me llama poderosamente la atención es la llamada "mirarse el ombligo".
Tanto en sentido positivo, optimista mejor dicho, como pesimista del mismo, el hombre abusa una soberana barbaridad de convertirse en el centro del universo.
Quizá porque ya desde las sagradas escrituras nos vienen comiendo la oreja: que si somos el centro de la creación, que si estamos hechos a imagen y semejanza de dios...
O porque biológicamente hablando somos, al fin y al cabo, uno de los organismos más complejos.
La cuestión es que, en cuanto podemos, estamos intentando que todo gire a nuestro alrededor. Objetos, tiempo, espacio, vidas, sentimientos... nos da igual lo árduo que sea, y lo que verdaderamente nos merezcamos o no, somos capaces de obviar cualquier situación física, biológica, química, moral o espiritual con tal de sentirnos reyes por un dia, (si sólo fuera un día...)
Quién de nosotros no ha escuchado aquello de: "quieres ser el niño en el bautizo, la novia en la boda y el muerto en el entierro"
El muerto en el entierro... ¿nunca habéis visto a dos ancianos o ancianas discutiendo por cuál de los dos está peor? ¿o a dos personas que se interrumpen continuamente durante la conversación para contarse lo mal que les ha ido en la vida? Ese típico, "pues anda que a mí..."
Llegamos a ser así... de patéticos, llegamos a querer tener una vida llena de sufrimientos y tragedias para poder ser el más necesitado, el que apremia constante atención, al que todos le deben conmiseración, comprensión y perdón.
Llegamos al quiz de la cuestión. Cuando uno se mira el ombligo, se lo mira con la intención de que los demás se lo adoren también, y sea lo único que vean.
En los momentos alegres, felices, de acierto, es lógico y nos gusta que nos agasajen, nos quieran, nos recuerden ese pletórico momento vital.
Pero qué ocurre cuando sabemos que lo estamos haciendo rematademente mal... qué alivio verse el centro de todos los mundos que nos rodean, olvidàndonos del trabajo que habríamos de realizar, en realidad, para virar las cosas a mejor.
Quién no ha escuchado a alguien relatando las "terribles" e "imperdonables" ofensas realizadas por un ser querido, para terminar apuntillando que él nunca, en todos los años de relación con esa persona, le ha hecho el más mínimo daño.
O quién, vamos a confesarlo, no se ha aprovechado de esos 15 segundos de gloria, (sean de gracia o de desgracia), que alguna vez que otra se nos brindan, para intentar hacer olvidar alguna fechoría cometida.
Claro que hay momentos de onanismo espiritual que nos vienen de perlas para darle un repiro a eso precisamente, al espíritu. Pero como no, para el hombre, todos los placeres crean vicio.
Tenemos que tener cuidado, porque de tanto mirarlo en nuestro vagar, nos vamos a dar de bruces los unos con los otros.

17 de septiembre de 2007

3 años...

Volver a casa sabiendo que estás. Soñar sabiendo que voy a recibir tus besos tempraneros. Hacer el payaso sólo como sabemos tú y yo, para reirnos hasta reventar. Los domingos sin movernos del sillón. Los sábados de cañas. Tus manos. Las canciones en los viajes. El peaje toll. Hacer volar a Chopito y Gominola. Nuestra gran familia. Explicarme la Fórmula 1, la Copa América, el golf, el ciclismo, las motos... Las discusiones viendo el telediario, un reportaje, una peli... Irte a tu "reunión de los jueves" y yo a un concierto. Esperarnos depués para fumar un cigarrito y contarnos qué tal. Tu corazón que es tan grande como tú. Cantabria. El número 3. Que se te escapen las lágrimas cuando te emocionas. Traducirte cuando hablas. Que logres entenderme cuando digo "dame el esto que está en el eso". Lisboa. Que no nos guste el gazpacho. Que nos encante la carne. Que te guste dar besos y abrazos. Que nos casáramos como lo hicimos, a nuestra manera.
Que lo hayamos intentado.
Que me quieras.
Que te quiero.

12 de septiembre de 2007

Escudo

Quizá haya sido el calendario el que me lo haya gritado y me he tapado los oídos. Y aún así, (ya sé, puede ser sugestión), me han llegado señales por todas partes.
Hace unos días le tuve que decir a alguien muy querido, (lo siento Said), que diera un rodeo al tema, me negaba en rotundo...
Puede que la maldita costumbre me haya recubierto de una especie de goma elástica en la que parece que el dolor rebota. Puede que haya querido dar esa impresión yo solita. Puede que cada ser busca sus propias atalayas de defensa.
Ninguno de vosotros le habéis conocido más que de oídas, eso demuestra la cantidad de tiempo que hace que se fue. También da una gran idea de la poca edad que tenía yo cuando ocurrió.
A pesar de ello, no tengo ese escudo, aunque lo parezca, y no lo he desterrado de mi alma, aunque mi mente lo intente una y otra vez como medida de socorro.
Ya sabéis cómo funciona. Una canción, una imagen, una persona... hace que el recuerdo vuele y te sitúas hace 25 años.
Y vuelvo a sentarme en sus rodillas, nos vamos de excursión otra vez y me lleva a la cama a borriquito todas las noches...
Sí, me duele, me duele mucho no haber podido verle jugar con Andrea, África y Clara como lo hizo conmigo.
Me hiere en lo más hondo que no haya podido vernos a las 3 y sentirse orgulloso de sus niñas.
Me destroza las entrañas que no les haya dejado envejecer juntos porque se lo merecían, después de todo lo pasado.
Sí, tenía un padre, al que quería mucho, pero no pudimos disfrutar el uno del otro más que 14 años.
Y sí, me duele todavía cuando lo recuerdo, porque aprender lo injusta que es la vida a una edad temprana, es eso precisamente, injusto y doloroso.
Ya lo he hecho, he hablado de él, le he recordado y no me ha pasado nada.
La verdad, no sé si es bueno o malo.

10 de septiembre de 2007

Dormir, dormir, domir para poder zambullirme, retozar y carcajearme en mis propios sueños... pero ni siquiera estos tienen ese brillo de una bonita peli de los 50.

4 de septiembre de 2007

La cabeza del Sr. Miller

Me hubiera gustado estar en la cabeza del señor Arthur Miller en múltiples ocasiones.
Haber tenido un agujerito, como el ojo de una cerradura para poder leer sus pensamientos.
Qué es lo que pasa por la mente de un gran escritor como él cuando está en plena ebullición creadora.
Cómo se siente al luchar contra la injusticia, al librar una batalla contra Goliath siendo un diminuto David.
Algo puede estar estallando dentro de alguien que busca la libertad y sólo encuentra la inquisición.
Cuántas emociones vienen a tu cerebro cuando tocas los labios de Marilyn Monroe.
A qué velocidad vuela tu cabeza cuando estás a punto de estrenar una obra de teatro en Broadway.
Contar los recuerdos que se agolpan cuando recibes en gran premio por toda esa vida que pasa ante tus ojos.
Y lo que más me gustaría averiguar, por lo que más me ha despertado el interés el señor Miller, por lo que llegaría a haberle hecho una lobotomía:
Si alguno de esos miles de millones de pensamientos era para Daniel.
Si por una micra de su valioso tiempo, le cruzaría un escaso, diminuto, microscópico sentimiento hacia él.
Si dentro del genio luchador y seductor quedaba algún resquicio de amor verdadero.

http://www.lanacion.com.ar/exterior/nota.asp?nota_id=939747





1 de septiembre de 2007

Perfecta

Quiero ser perfecta.
Estar en el momento preciso, con la palabra necesaria y el gesto adecuado, siempre...
Necesito aparecer sin mácula.
Tener millones de sonrisas, miles de palabras de aliento, decenas de hermosos detalles...
Deseo la perfección.
Poseer la virtud de la bondad infinita, el don de la ubicuidad, la celestial facultad de la justicia suprema...
Para que nadie me pueda echar nada en cara.
Para que no se me quede este amargo sabor de boca.
Para no estar pagando por los fallos duras condenas de ostracismo.
Para saber que no le tengo que exigir a nadie que lo sea... ni falta que hace.

29 de agosto de 2007

La oración del ateo

"Oye mi ruego Tú, Dios que no existes,
y en tu nada recoge estas mis quejas,
Tú que a los pobres hombres nunca dejas
sin consuelo de engaño. No resistes

a nuestro ruego y nuestro anhelo vistes.
Cuando Tú de mi mente más te alejas,
más recuerdo las plácidas consejas
con que mi alma endulzóme noches tristes.

¡Qué grande eres, mi Dios! Eres tan grande
que no eres sino Idea; es muy angosta
la realidad por mucho que se expande

para abarcarte. Sufro yo a tu costa,
Dios no existente, pues si Tú existieras
existiría yo también de veras."

Miguel de Unamuno

21 de agosto de 2007

Mentira piadosa

Si hay algo que me revienta, me enerva y me cabrea, (por qué no decirlo), es la mentira sosa, insulsa, increíble por poco cavilada... esas que algunas veces soltamos sin pensar, para salir del paso, para poder mirar hacia otro lado silbando.
Pero no, no nos llamemos tontos así a la cara. Vamos a currárnoslo un poquito, por favor.
Porque, vamos a ver, mentir, lo que se dice mentir, mentimos todos, TODOS. Calculando a ojo creo que soltamos por éstas, nuestras tiernas boquitas, unas 3 ó 4 mentiras al día.
Y haciendo otro repaso, a modo de Sigma-Dos, creo que el ranking a los más mentidos, el top four de las víctimas es: la madre, la pareja, el jefe y a uno mismo.
El orden ya, depende de cada uno, ya sabéis que el producto pemanece inalterado, que no las conciencias; porque no es lo mismo mentirle a tu jefe que a tu madre y desde luego, ni punto de comparación tiene contarle un cuento a tu pareja que a tu madre, ni, desde luego, engañarte a ti mismo que ¡¡¡a tu madre!!! (Ahora mismo parece que la tengo ,aquí, a mi lado mirándome con esa cara que sólo ellas saben poner y que nos hace sentir tan mal).
Conociendo todos estos datos, y sobre todo, siendo conscientes de que solemos mentir a las personas que más nos conocen, por no decir radiografían: por qué narices nos lo montamos tan mal. Por qué somos tan sumamente vagos de, habiendo decidido soltar una mentirijilla, trabajarla un poquito.
Vamos mucho más allá, por qué si algo no merece tantísima importancia como para que estrujemos nuestro cerebro y saquemos a relucir nuestras dotes dramáticas, decidimos hacerlo.
Si decides contarme una bola del tamaño de tu cabeza, utilízala enterita para buscar algo que sea totalmente verosímil, y que no ofenda a mi intelecto en tanto que sea posible, y por ende nuestra relación, porque a esto yo lo considero un menosprecio absoluto.
Como dijo el buen René, "Pienso, luego existo". Me ves delante de ti ¿no? Me puedes tocar y pellizcar, incluso darme un tortazo. Pues entonces es que le puedo dar a la materia gris y darme cuenta de que las razones que me estás dando para la simple pregunta que te he hecho, son totalmente absurdas y más falsas que la cara que te estoy poniendo ahora mismo de que me lo estoy creyendo.
Que conste que no soy una abanderada del engaño, tampoco considero, la tan larueada hoy en día sinceridad, como una virtud capital y necesaria, (pero eso es otro tema). Pero precisamente con todo esto lo que intento meterme en la cabeza es que, dándonos cuenta de que en contadas ocasiones la mentira es necesaria, no la malgastemos, ni la convirtamos en algo que decir cuando no nos llegan las palabras.
No busquemos más ocasiones de las que se nos presentan para utilizarla. Porque efectivamente, es un arma. (Como las de destrucción masiva, que existían de verdad de la buena, palabrita del niño Jesús). Y como tal, se puede volver contra nosotros.
Y más aún si encima no somos lo suficientemente sinceros con nosotros mismos como para saber cuándo decir la verdad, en lugar de una mentira ajada e intragable que aparte de dejarnos totalmente en ridículo, hace que rebajemos al otro a la altura del mosquito.
¡Venga! A ver cuántos de los que vais a escribir en los posts sois sinceros...


4 de agosto de 2007

...Y al final

"Permite que te invite a la despedida
no importa que no merezca más tu atención,
así se hacen las cosas en mí familia,
así me enseñaron a que las quisiera yo.

Permite que te dedique la última línea
no importa que te disguste esta canción
así mi conciencia, quedará más tranquila,
así en esta banda decimos adiós

...Y al final
Te ataré con todas mis fuerzas
mis brazos serán cuerdas al bailar este vals.
...Y al final
Quiero verte de nuevo contenta,
sigue dando vueltas
si aguantas de pie

Permite que te explique que no tengo prisa.
No importa que tengas algo mejor que hacer.
Así nos podemos pegar toda la vida,
así si me dejas, no te dejaré de querer"

E. Bunbury

Me voy de vacas... besotes a todos.

28 de julio de 2007

Exterior noche. Callejón de cualquier ciudad.

Un callejón de cualquier ciudad. De noche, noche cerrada, ni siquiera hay luna. Sólo las luces de las pocas ventanas que dan a ese callejón inmundo nos dejan entrever algo de la escena.
Dos figuras, no sabemos si hombres o mujeres, pero sí sabemos que humanas, se debaten en patética lucha cuerpo a cuerpo.
Patética porque ya es cansada, pesada, torpe... pero aún así distinguimos que se siguen haciendo daño cuando se tocan.
Parece que una de ellas tiene vencida a la otra, la agarra del cuello, le intenta robar el último aliento. La casi moribunda silueta, se agarra a las manos que rodean su hinchado gaznate como si fueran ellas las que le salvaran, en lugar de ser sus verdugos.
De repente, como si hubiera absorbido energía de algún manantial invisible, consigue desasirse del grillete y salta hacia atrás.
Por un momento quedan exahustas mirándose... un gato maulla desde alguna ventana, miran hacía arriba y sonríen.
Se oyen unos pasos en una calle cercana, aguardan en sliencio...
Hasta que vuelven en sí, se miran y vuelven unirse en una masa informe, de la que sólo emanan golpes y quejidos.
A todos se nos pasa por la cabeza que en algún momento esto tiene acabar, pero, ¿cuándo?
¿Puede ser eterna? ¡Eso es imposible!
¿Imposible? No sé, depende de nosotros mismos.
Esta cruenta y patética pelea se está llevando a cabo ahora mismo en cada una de nuestras almas. ¿O no?.

23 de julio de 2007

Dados

Sigo con la partida de Farandwell y me dispongo a tirar los dados... tres y seis... nueve, os vais a hartar de leer.
·Soy muy miedica, muchísimo. Que por lo menos en mí, no es sinónimo de cobardía. Hago las cosas, me lanzo, me decido, sobre todo con las personas... pero voy de ataque de pánico en ataque de pánico. Si tengo que cuidar a alguien o un viajero se refugia en mí, lo soy mucho menos.
·Enlazando con lo anterior, soy una MADRE, así en mayúsculas. Procuro, intento, necesito, que todos a mi alrededor sean felices de una manera u otra, incluso a costa de mi misma. Lo sé, llego a ser plasta... o no?
·Pero no, no quiero tener hijos, ni me veo capaz, ni tengo la menor intención de hacer el esfuerzo para serlo. Y por favor, sé de unas cuantas voces que intentarían convencerme de lo contrario... me conozco muy bien en ese aspecto, nadie ve dentro de mi cabeza, no insistáis, lo único que conseguis es que no quiera entablar con vosotros una civilizada conversación sobre ese tema o cualquier derivado. (Por cierto, tampoco voy a hacer de niñera, tan sólo en casos de extrema necesidad, mía o de los renacuajos, a los padres los obviamos completamente).
·Síntoma de que sería mala madre: se me nota muchísimo cuando tengo debilidad por alguien.
·Tengo una enorme adicción: la comida. En los últimos meses de dieta he llegado hasta a soñar con ella. Y sí, lo tengo que confesar... ha habido asaltos a la nevera.
·Soy pura contradicción: férrea luchadora de clases, en contra de la injusticia y la globalización, sobre todo del pensamiento. Adoro la ropa, los zapatos, bolsos, etc, etc ,etc... Y no puedo resistirme ante un buen reportaje de moda.
·Me es imposible escuchar o prestar antención cuando estoy leyendo, escribiendo o viendo una película. Me absorbe la tarea. Si alguien me habla, le contestaré un "mmhmm", fáctico, pero no me estoy enterando de lo más mínimo.
·Lo que no impide que en una conversación, pueda contestar preguntas que surgen de otra cerca de mí. No quiere decir, en absoluto, que no esté pestando atención a mi interlocutor, lo juro!!!.
·Por último, no puedo vivir, sin todos y cada uno de vosotros. El primero que no me puede faltar, Caiñete, a partir de él, creo que ya sabéis quiénes sois. Además de a la comida, soy una adicta al cariño. Necesito toda clase de sus muestras para vivir.
Ahora toca cambiar de mano como en toda partida que se precie: Meripeitx, Nena y Toscanos en el blog. Y para los del fotolog: /rossewinn, /laruca, /sol, /kapurtala, /lapuxita y /calvitopower. ( Y todo el que quiera hacerlo, pero tenía que poner 9).







17 de julio de 2007

Por vosotros

Por Nacho...
por Ramoni...
por Afri...
por Meri...
por Said...
por Buchi
por Sol...
por Peni...
por Munxeta...
por Luis...
por Pi...
por Laruca...
por Rocío ...
por Sergio (lagarto)...
por Oscar
por Alex...
por el Mayor...
por Estrella...
por Nena...
por Saul...
por Sonso...
por los Mallory Knox...
por Dorian G...
por David (Gruñoncete)...
por Vanesa...
por Alba...
por las Girlfriends...
por Toscanos...
por Eladio...
por Miriam...
por Po...
por Miguel...
por Sonygirl...
por Kapurtala...
por Lau...
por Farandwell...
por Francis...
por Nanuk...
por Betty...
por Las dos en punto...
por todos los anónimos...
por todos y cada uno de los que hacéis este blog.
Y especialmente por todos y cada uno de los que le distéis voz, ha sido el mejor regalo de mi vida.
Por este año y por todos los que quedan.
Porque nunca me podría imaginar que iba a escribir un blues...
Gracias.




11 de julio de 2007

Tiene que estar aquí

En un año de blog, (sí sí, un año), he hablado de personas, lógicamente, imprescindibles en mi vida. Y por extensión, creo que he hablado de casi todas o todas las que mi imaginación puede llegar a abarcar.
Tenía que estar él aquí.
Tenía que tener su pequeño texto de honor.
Tenía que aparecer en un espacio virtual para él sólo.
Tenía que escribir sobre el que ostenta el honor de llevar más años en mi maleta.
Será porque es una de las personas más especiales que conozco.
Será porque te atrae a primera vista y ya no puedes apartarte de él.
Será porque te sientes único cuando estás a su lado.
Pero eso es lo que yo llamo los fuegos artificiales. Eso es con lo que se viste y se engalana.
Tiene mucho más, hay que bucear dentro, muy dentro, para terminar de engancharse a su amistad. Porque es ahí, en las entrañas, donde encierra todo lo bueno y sólo unos pocos, (ahora sí que me siento afortunada), pueden llegar a saborearlo en todo su esplendor.
Porque cuando se digna a quitarse todo el envoltorio que se ha fabricado, es cuando tienes delante a ese que verdaderamente quieres. Al que no puedes evitar querer, por mucho que hayas renegado, gritado, pataleado y luchado contra ese sentimiento.
Porque, todo hay que decirlo y todavía me pregunto el porqué en ocasiones, al igual que tiene todas consigo, pone todo su empeño y esfuerzo en perderlas cuando menos te lo esperas.
Así es Saul, le puedes llegar a querer con todo tu corazón y a odiarle con todo tu alma en el mismo día... lo importante para ti, para todos, es no perderlo, que siempre esté presente en nuestras vidas.
FACILIDADES!!!

P.D. Aunque, tenlo muy clarito, prefiero quererte mucho muchísimo, que odiarte. Que no se te olvide.

2 de julio de 2007

Autocomplaciencia

A la hora de justificar nuestras acciones podemos dar explicaciones, razones, relatar los porques de lo acontecido, o poner vanas excusas que sinceramente, solo nos las tragamos nosotros.
Desde que empezamos a tener uso de razon la autocomplaciencia nos da la mano al igual que la otra nos la toma la culpa. Siempre en dura pugna por nuestro interior, por ver quien se lleva al agua el hermoso pez de la conciencia; si nos quedamos tranquilos y felices, de vacaciones , o por el contrario tenemos que empezar a trabajar duro para enmendar nuestro error y poder poner el contador a cero.
Son necesarias ambas, las dos hacen que caminemos en equilibrio, bastante precario hay que decir, con nosotros mismos, y por que no, con todos aquellos que llevamos de compañeros.
Pero ay el alma humana como busca resquicios para la evasion! Como hace que tiremos con fuerza de la balanza hacia el lado comodo y facil.
Aun asi he confiado en mi y en mis congeneres y me he acabado convenciendo de que siempre tendemos al equilibrio y conseguimos ver aquello que hacemos y lo que no.
A estas alturas del viaje me he topado con algo, una misera sustancia, un vacio estado temporal, un pseudo paraiso artificial que ha podido conmigo y mi optimismo positivista, (que no positivo), en la raza humana y concretamente en todos aquellos especimenes de la misma con los que vivo y sinceramente, importan muchisimo mas que la mera teoria.
Nadie, ninguna de las personas que conozco, (ni yo misma incluso), es sincero respecto a su implicacion en ello. Nadie es capaz de darse cuenta de lo que va minando dentro y fuera de ellos, de lo que va carcomiendo y de lo que va mutando.
Y asimismo, todos y cada uno de ellos viven felices en la autocomplaciencia del niño que hace una trastada y le hecha la culpa a su compadre de correrias, o del adolescente que afirma y cree que todos estan en su contra , o del ya adulto que pone en la gran avalancha de problemas, la razon de no buscar mas solucion que la evasion.
Visto desde fuera ni siquiera es algo completamente placentero, que siendo asi, todavia podria llegar a entender algo o me quedarian ganas de bucear hasta lo mas hondo para buscarlo.
He visto a amigos traicionar a amigos, a desconocidos quererse con locura siendo el amor su moneda de cambio, a amores verdaderos denostarse por un simple rato de engañosa diversion, incluso a visionarios, o mas bien charlatanes, blandiendo la bandera de la libertad con tal de que les dejen en paz, de dejarse en paz a ellos mismos... mentiras, enfermedad, ruina,...
Pero siempre hay una excusa, siempre hay un momento, siempre hay disposicion... No es vicio, no es enfermedad, no es debilidad... Siempre, siempre es voluntario.
Aunque realmente no se que es peor.





20 de junio de 2007

Solo

Buscan, escrutan, ahondan, desperados. Dan vueltas y vueltas sin rumbo. Intentan, se esfuerzan... No. Tus ojos no pueden tener el merecido descanso.
Como un niño desvalido alzas la manos que palpan el aire deseperadas, pero no, caen a plomo nuevamente, muertas, vacías.
El frío te invade en violenta conquista y sientes que ya no puedes más que te han vencido y que siempre será así. Te han aniquilado.
El vacío es cada vez más hondo, más oscuro, más hiriente...
La desnudez duele, disecciona, avergüenza, desampara...
Te sientes solo, mudo, sordo e invisible... minúsculo

15 de junio de 2007

Una hermana pequeña

Son quizá demasiadas cosas para plasmarlas en una parcelita virtual tan pequeña, son incontables vivencias, sentimientos, ratos, risas... pero nunca, nunca suficientes.
Probablemente yo iba buscando una hermana pequeña durante toda mi vida, quizá tú siempre ansiaste esa hermana mayor pero que todavía fuera complice.
Y ya sabéis todos que los hermanos también invierten los papeles, la madurez en muchos casos no es cuestión de cronología. Y al final, has acabado cuidando de mí miles de veces. ¿Y cuándo no he ido yo a refugiarme en ti?
Tengo que admitir que como buena hermana, eres de las personas que más me llegan a exasperar de este mundo. También hay que verte la cara a ti cuando yo comienzo con mis desvaríos!!!
Claro que, estoy tan, tan acostumbrada a que mi vida pase a través de la tuya, que aunque estés a kilómetros, sean físicos o mentales, siempre pienso que tengo que contarte esto o aquello antes de que me reviente en la cabeza.
Puede haber momentos que hayamos dejado claro, clarísimo que Pi y Vir somos dos, no una con dos cabezas.
Puede que los haya habido, en los que una dosis de veneno fugaz nos haya hecho pensar que al fin y al cabo, la vida continúa sin la otra.
Pero justo en esos momentos ha sonado el teléfono, (qué hubiéramos sido sin ese aparatejo???), y todo vuelve a su ser, y la sonrisa vuelve y la calma también. Y cuando todo está en su sitio es cuando nos damos cuenta, cuando me doy cuenta, que claro que la vida seguiría sin la otra, pero realmente a quién le interesa esa vida.
Si nos hubieran dicho que íbamos a celebrar tus 30 aún juntas nos hubiéramos carcajeado, creo que hubiéramos señalado a cualquiera menos a nosotras.
Pues aquí hemos llegado, y lo único que me queda por decirte es que me has mal acostumbrado a tenerte siempre cerca, a que seas parte de mi vida y a necesitar ser parte de la tuya.
Para qué nos vamos a contradecir
Te quiero Pi.
FACILIDADES!!!

8 de junio de 2007

Vida perfecta

¿Qué es eso que entendemos por "vida perfecta"? ¿Están escritas en algun sitio las características que la definen? ¿Qué se esconde debajo de esa visión aparentemente idílica?
Marcados, dictados, dirigidos, alienados por la despiada sociedad de consumo en la que vivimos, nos lanzamos a la carrera por conseguir aquello que está grabado en la piedra de las nuevas tablas de la ley.
El éxito, la realización de uno mismo, viene ya marcada de antemano, desgraciadamente no es algo que dependa exclusivamente de nosotros mismos. Somos un mero reflejo del gran espejo de la época que nos ha tocado vivir. Época de competición pura y dura, de adoración no ya al becerro de oro, sino al valor que puede llegar a conseguir en el mercado, del daimon en lugar del logos, del encuentro no de la búsqueda, de pensar en la meta antes que recrearse en el camino.
Cuando alguien consigue llegar a cruzar el dorado umbral del "triunfo", le consagramos al olimpo de las personas felices, y completas y por nada del mundo puede cambiar "eso" que en muchos casos se ha pagado con sangre, sudor y lágrimas.
El pasado domingo un semi dios habitante del templo del éxito, cayo en picado hasta sumergirse en las aguas del Rubicón.
Alberto Izaga, ejecutivo bilbaíno de 36 años, residente en Londres, con un sueldo de 750.000 al año, un puesto de alto ejecutivo en la empresa Swiss Re, un ático de lujo a orillas del Tamesis; mató a su hija de 2 años. La niña, culminación de la felicidad de su padre, murió a causa de los golpes en el cráneo que le asestó el mismo.
Todavia se desconocen las causas que llevaron al Sr. Izaga a asesinar a su hija.
Lo que me pregunto en estos momentos es, cuántos de nosotros, si hubiéramos conocido la vida del Sr. Izaga hace poco mas de una semana, nos habríamos cambiado por él con los ojos cerrados.
Le felicitaríamos, le adularíamos, le admiraríamos...
Pero quién realmente se preocuparía de siquiera mirarle a los ojos y preguntarle un simple "qué tal, Alberto, cómo estas"... acaso alguien se lo preguntó en todos esto años de lucha.
Lo que pasaba por la cabeza del Sr. Izaga en esos momentos y en los días previos y posteriores a la tragedia, sólo lo sabe y lo sabrá él...
O tal vez ni siquiera el pobre Alberto lo conozca, quizá existían varios señores Izaga. Quizá esa dura pugna por llegar a donde se supone que debía llegar y dónde quería verdaderamente llegar le condujo a perder totalmente el control.
¿Qué hubiéramos pensado de él si hubiera abandonado una "vida perfecta"?
¿Qué pensamos ahora de él, cuando en lugar de reconducirla, la ha despeñado por el mas hondo precipicio?
¿Qué pensamos ahora de nuestra propia vida?

6 de junio de 2007

Montevideo

"Cuando el taxista enjaulado se comió mi alpiste
supe que el canario era yo.
Hasta entonces sólo había aprendido
que el río salado da sed.

Me persiguieron en la lonja,
me atraparon y me sometí sumiso a la carne.
Al vino también.

La esquina era un baño con "señor de los lavabos",
baldosín blanco amarillento y mirada no me fío.
-No llevo suelto pero volveré-
Mc Arthur dijo algo similar en Filipinas.

Cuando volví él no podía creer
que hubiera mantenido mi palabra.
Tampoco era para tanto.

Agustín salió de Padrón en la adolescencia y debe rondar
los setenta,
pero cuando hablé de su pueblo fue como apretar un
botón en la nuca
de un androide.
El hipnótico acento uruguayo mutó a gallego.
Llenó de preguntas mis preguntas;
sonrió con la boca de lado;
asintió a medias;
casi afirmó una vez
y sugirió (más o menos)
un anisado de limón.

Y la cuerda vibró
empujada por la uña de un paisano con talento.
Yo quería tango
el agasajó con Serrat,

porque Serrat "es un gallego de Cataluña", decía.
Canjeé cantar Serrat (los estribillos)
por la dirección del bar de tangos (y unos tragos correspondidos).

El local era Zum-Zum
Lloró la milonga hasta llenar vasos de uvita.
Aunque sonaran Ramones
todavía olía a Gardel:

"A tu lado quisiera caer
que el tiempo nos mate
a los dos".

También la noche es percedera,
acabo donde empieza el río que es un mar
La playa, la luna,
como una novela blanda...
la estrellas.
Las miré fijamente... una, dos, tres...
-No voy a sobreviviros
aunque dicen los que entienden,
que algunas de vosotras ya estáis muertas-."

Indio Zammit.
"Elegí fracasar" (Bohodón Ediciones, 2007)

El martes pasado tuve el enorme placer de acudir a la presentación del libro de Indio.
Todos a los que os leo asiduamente, sabéis lo que siempre, eternamente, constantemente y sin pausa os repito: GRACIAS.
Así que creo que éstas son para ti, Indio.







27 de mayo de 2007

Una noche

Me encanta esa sensación de placer inmenso que me invade cuando, aunque sea por una noche, recupero algo de eso que teníamos en el pasado.
Ese brillo en las miradas, esa sonrisa tonta, ese saber que somos dos, lo hemos sido y lo seremos. Que sólo tenemos que levantar un dedo para volver a vivirlo, pero cuánto nos cuesta.
Algunas veces la edad, la madurez, la experiencia, son perjudiciales para la salud.
Pero ya sabes que tienes esa parcelita de por vida en mí y yo sé que tengo mi terrenito siempre disponible... de eso nos aprovechamos.

25 de mayo de 2007

Espanha a las 8

"Aún sigo así atrapado aquí
Aún no estoy del todo roto
Lo que se sueña se pierde de pronto
Y este sueño me supo a poco

Yo sigo aquí en Espanha a las ocho
Yo sigo aquí en Espanha a las ocho

Podría vivir como si fuera otro
Podría dormir pero prefiero volverme loco
Lo que se sueña se pierde de pronto
Y este sueño me supo a poco

Yo sigo aquí en Espanha a las ocho
Yo sigo aquí en Espanha a las ocho

Tengo un deseo solamente
¿Soy un cobarde o un valiente?
No sé si somos muchos
No sé si somos pocos
Pero yo os espero a todos
De todos modos

Yo sigo aquí en Espanha a las ocho
Yo sigo aquí en Espanha a las ocho "

Elodio y los seres queridos

Esta noche junto a Ectoplasma en la Sala El Sol (C/ Jardines, 3), a partir de las 22.
(Y yo voy a estar allí con Pi!!!)

22 de mayo de 2007

ENHORABUENA!!!

Ver la vida cómo se abre paso ante tus ojos. Ver la felicidad de personas a las que quieres y aprecias. Que sabes que, como todos los que te rodean hoy en día, no han tenido nada regalado, ni lo van a tener... excepto ellos, esas 2 pequeñas vidas que han venido al mundo con unos días de diferencia, son su mayor regalo, más bien, la merecida recompensa a los esfuerzos. Y a partir de ahora todo, todo, el hogar, la familia, el amor... será aumentado por mil, qué digo por mil! por millones gracias a ellos, a esos 2 diminutos duendes que están abriéndose al mundo ahora mismo.
Ay! qué complicada es la vida... con lo sencilla que puede llegar a ser: simplemente mirarles a los ojillos recién abiertos.


P.D. Bienvenido Hector, besotes para ti y tus papis, Carmen y Antonio.
Y por supuesto, bienvenido Alberto, besotes para Gema y Alberto.

Eeeeeeeehhh!!! Han nacido 2 pedazos de rockeros, el destino y la música harán quizá, que acaben tocando juntos, jejeje.

17 de mayo de 2007

Carta al Señor Sánchez-Dragó

Muy señor suyo (porque mío, en la vida):
Ante el enorme desproposito cometido por usted en su espacio, (porque me niego a llamarle informativo), la noche del 17 de mayo, no he tenido más remedio que escribirle la siguiente misiva.
La noche señalada anteriormente, apoltronada en mi sofá, practicando ese sano deporte que es, mantener la mente completamente inútil mientras uno le da vueltas a los canales con el mando a distancia. Reparé que en su programa, estaban informando, en principio, sobre la obra de Mark Rothko subastada que se ha convertido en la más cara de la historia. Lo que me parece el mercado del arte, los precios que se llegan a pagar, los negocios, sucios o limpios, que se llevan a cabo, etc, lo voy a dejar para otro post... o dos, o tres.
De lo que voy a hablarle, señor Sánchez Dragó, es de lo que vino después, de esa perla que nos regaló a todos los espectadores, de esa lección de arte, apertura de mente, crítica abierta y argumentación exacta con la que nos deleitó usted, mente preclara, escritor erudito, artista sin parangón en nuestro país.
Usted, que es capaz de afirmar taxativamente y convertirlo en tautología que todos los que leen el Marca y ven futbol son unos incultos, ignorantes que no llegan ni a la rama del primate; se permitió anoche soltar apreciaciones tan cultas y propias sobre la obra de Rothko como "tomadura de pelo", "dibujito para colorear", "basura sin comparación", etc.
De las personas o persona que lo compró, le faltó decir que era tonto del culo, de hecho, lo dijo, pero con esa verborrea pseudo tertulia literaria que se suele gastar.
Y ya del pobre artista, Mark Rothko, mejor ni ennumero los apelativos con que definió su talento para culminar con: "no me extraña que se suicidara años después de acabar esta obra".
Bravo señor Sánchez-Drago, ¡bravo!
No por no gustarle la obra de Mark Rothko, que como es lógico, está en todo su derecho, al igual que a miles, por no decir millones de lectores no les gustan sus escritos.
Sino por demostrarnos como se puede pecar de semejante soberbia e incultura delante de las camaras de una televisión, menos mal, local.
Usted que se considera una de las mentes pensantes, (los demás no lo hacemos), de este país, no me puedo explicar todavía cómo se permitió hacer tal chufla de la obra de un artista y sobre todo, siendo tan buen profesional como dice que es, como pudo tener las narices de hacerlo en su programa.
Ah claro!!! Acabo de caer!!! Que "su programa" es como "su casa", "su terruño" con lo cual, como decía líneas más arriba, no es un informativo, es "su atril" desde donde intenta traernos un poquito de cultura y brillantez a nuestros hogares gobernados por el Marca.
Señor Sánchez Dragó, cómo pudo usted, que está en el Olimpo de los eruditos, caer en el lodo de la opinión barata, del ataque, del comentario fácil.
Usted que ha leido más de los libros de sus entrevistados que ellos mismos, que ve más allá de lo escrito o representado en las obras que los propios autores, que ha convivido con tantas culturas que ni siquiera están descubiertas...
Nunca me podría esperar que descendiera al infierno de la estrecha mente de los pobre mortales: "No me gusta=¡¡¡Es una mierda!!!"
Siempre hay que tender al ideal señor Sánchez-Dragó, claro que cuando el ideal es uno mismo, pobre universo en el que reflejarse.
Aunque sea joven, llevo años, sí, sí años, luchando, incluso conmigo misma, por no echar por tierra el trabajo de cualquier artista, (incluso el suyo), igualándolo al excremento, cuando humildemente lo tengo que afirmar es: que no lo entiendo, no conecto, o sí, (por qué no), valorar que no me parece tal artista; pero como le digo, siempre procurando no llegar al insulto y la denostación no ya de la obra, sino de mí misma.
Hay que tener un gran concepto de sí mismo y saberse un gran conocedor de la experiencia artística para poder hacer eso y aún así, siempre habría mil maneras de darlo a entender mejor, a no ser que no sepa usted utilizar la lengua española, cosa que dudo, más que nada por sus afirmaciones al respecto.
¿Claro que por qué no sólo llevarlo al arte? ¿No son la empatía, el análisis, la crítica, la argumentación conceptos que usted lleva por bandera y que intenta transmitir desde su espacio? Quizá me haya equivocado...
Aún así tengo que darle las gracias, (sí sí, las gracias), por sus programas, (en TVE), en los pude ver al profesor Bueno, al profesor Escohotado, aquel que quedará para los anales con el profesor Torrente Ballester y muchísimos más. Porque yo, señor Sánchez Dragó sí que veía sus programas, (de hecho era una ávida espectadora de ellos)
(Seguramente no haría usted lo mismo si yo tuviera uno).


11 de mayo de 2007

Cuando me posee salvajemente esa rabia de la impotencia.
O ese enfado monumental con ésa que me saluda desde el espejo
O esa desidia que se te sube a la chepa y no te deja avanzar.
En esas ocasiones en bajito y sin que me oiga nadie reniego de mí misma y de mi vida.
Empiezo a desear otro escenario, otros actores, y sobre todo, otra actriz principal.
Habéis tenido esa sensación???

Pero hoy no.
Hoy sólo puedo decir que me gusta mi vida.
Estoy orgullosa de ser yo.
Y me encanta estar rodeada de todos vosotros.
Ojalá estéis sintiendo esta sensación.


3 de mayo de 2007

Por todos los que quedan.

¿Alguna vez habéis sentido, justo al conocer a alguien, que vais a ser grandes compañeros de viaje?
¿Nunca habéis intuido cuando os echáis las primeras risas, que son las primeras de miles y miles que quedan por llegar?
¿No habéis encontrado a alguien, que al mirarle a los ojos, os está abriendo un balcón justo encima de su alma?
¿Os han mirado de tal manera que saben exáctamente qué os inunda esa oscura cabeza aunque todavía no hayáis cruzado más de cien palabras?
Os tengo que confesar que soy una de los afortunados a los que les ha pasado.. Tengo ese inmenso privilegio, el haber conocido a una persona así. Desde mi día cero de andanza con él fue exactamente como os he explicado.
Pero es que él es así... si le quitas su testosterona exaltada, si le quitas sus nervios incontrolables, si le pasas por alto, de vez en cuando un poquito de su gran ego... (aunque no lo apartes mucho porque forma parte indivisible de su encanto), sabrás que tienes delante a una de las personas más sabias que has conocido, quizá porque nunca deja de asombrarse. A una de las más cariñosas, quizá porque nunca deja de darse. A una de las más completas quizá porque nunca deja de buscar.
Por eso nos encuentra...
Feliz día Said!!! Por éste y por todos los que quedan... lo sé

P.D. Lo tengo que decir.
FACILIDADES!!!




27 de abril de 2007

¿Amor?

El Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Valladolid ha considerado "sorprendente que una persona con alto nivel de formación y capacidad soporte durante los años que ella señala esos supuestos desprecios, humillaciones..., en definitiva, malos tratos psicológicos, sin poner remedio a esa situación o, en todo caso, sin acudir a un profesional (psiquiatra, psicólogo) o sin pedir algún tipo de ayuda externa (asociaciones...etc)". Y, consiguientemente, ha decidido archivar una querella de una mujer que acusaba a su esposo de violencia doméstica. En efecto, el auto judicial, desestima la denuncia que V.C., profesora de instituto, presentó el 2 de marzo contra su marido, L.D, profesor universitario a quien acusó de someterla a continuo maltrato psíquico a lo largo de los 16 años de matrimonio.”

Noticia aparecida en varios periódicos, 18 de abril de 2007.

Ella se casó totalmente enamorada. Un hombre culto, con formación, profesor de universidad. Hablaban de cine, literatura, de arte… Sí, después de un tiempo de relación se había dado cuenta de que a él no le hacía mucha gracia ser un mediocre, pero ¿a quién le gusta? Es verdad que algunas veces era demasiado sarcástico e irónico en sus bromas hacia ella o hacia algún conocido, pero es que él era muy inteligente.

Totalmente enamorada inició su vida en común con él. Qué puede haber mejor que compartir la vida con la persona que más te quiere en este mundo. No podía entender por qué a su mejor amiga no le caía demasiado bien. Claro que él tampoco había puesto mucho de su parte por llevarse bien con su amiga, pero él era así, reservado con las personas que no eran de su círculo. Todos tenemos nuestras pequeñas cosas, pensaba ella.

Su matrimonio vino dado porque ella había conseguido la plaza en el instituto, por fin, llevaba 2 años preparándose, viviendo como una ermitaña, excepto por él que estaba ahí a su lado… cuando podía, porque él, estaba luchando por la plaza en la universidad, y evidentemente, no es lo mismo, supone otro nivel de esfuerzo y trabajo, era ella la que le tenía que apoyar, como es lógico.

Nuevo trabajo, nueva casa, nueva vida… todo junto a él.
Los primeros meses todo era luz, y emociones a flor de piel, todo tenía que ser perfecto.
Él llegaba a casa muy cansado, su puesto no era para menos. Muchas noches ella se moría de ganas de contarle cómo había ido todo con los chavales, pero él no estaba para tonterías de chicos de 16 años. Él hablaba con personas que estaban en la universidad, personas, no chicos; estudiantes universitarios, no vagos redomados, de los cuales sólo son aptos el diez por ciento.
A ella no le molestaban mucho los comentarios, incluso tenía que darle la razón, él no estaba para tonterías.

Pero en su fuero interno, oyó un pequeño crujido. Tenue, como el sonido de una hoja al pisarla, pero frío y seco, como el viento de invierno.

Con el paso del tiempo llegó la rutina, ella sabía que eso pasaba, de hecho, no le importaba, estaba enamorada. Es verdad que los comentarios de él se hacían cada vez más frecuentes y quizá más hirientes, claro que eso también era lo que le parecía a ella. Cómo iba a querer él herirla en algún momento. En todo caso los hacía por su bien, para ponerle los pies en el suelo.
Como ocurría con el dinero, se lo repetía hasta la saciedad. Él llevaba la mayor parte de los ingresos a casa, y ella no hacía más que gastar. Claro que tenía su trabajo y por lo tanto su sueldo, pero haciendo un balance serio, la nómina de ella sólo daba para los gastos más nimios. Cómo podía comparar el salario de una profesora de instituto con el de todo un profesor de universidad. Ella sabía que se tenía que contener más.

Pero sintió otro crujido, un poco mayor que el anterior.

Ella seguía viendo a su amiga, y le contaba todas estas cosas, no entendía como su amiga podía montar en cólera de esa manera, por los comentarios de él. Si no la insultaba, en ningún momento la había insultado, eso era impensable, sólo era como era y lo había sido siempre, irónico, serio, sarcástico…
Tenía que reconocerle a su mejor amiga, que algunas veces, se había tenido que aguantar las lágrimas, cuando se le habían escapado delante de él, se había enfadado aún más. Odiaba que llorara delante de él, ese es el recurso barato y tonto de las mujeres, una persona inteligente y con formación, sabe argumentar o aceptar las críticas que le presenta la persona que mejor la conoce del mundo y la que más se preocupa por ella. Cuando ella se ponía así, lo único que hacía era rebajarse, al nivel de los ignorantes y los necios, que sólo saben dejarse llevar por las emociones. Le estaba demostrando lo desagradecida que era, ya que él sólo le hacía esos comentarios por el bien de los dos, el bien de su vida en común.
Su amiga siempre le había dicho que eso no era amor, que él no la quería, que tenía que pararle los pies. Pero ella qué sabía, si ni siquiera había conseguido mantener su matrimonio a flote. Ellos se querían muchísimo y eso no lo puede entender alguien desde fuera.

Había días que ella era completamente feliz, si él estaba descansado y de buen humor, la besaba, la llenaba de mimos incluso salían a cenar, al teatro, al cine, conversaban, como cuando eran novios, esos días eran un bálsamo para su alma… él solía repetirle que ella era la persona más inteligente y culta que había conocido, que debía dejar el instituto, hacer el doctorado y acceder a la titularidad en la universidad, dejarse de mediocridades, de medias tintas, estaba desaprovechada.
Eran esos momentos los que ella más temía, al principio le respondía que era feliz en su trabajo, que tenía que haber gente para todos los puestos. Entonces él comenzaba a lanzarle los cuchillos que ella no era capaz de devolver, porque no podía concebir, le era completamente imposible, decirle cosas así a él, la persona a la que amaba y había amado toda su vida.

Con el paso del tiempo, ella se había acostumbrado a decirle que sí, que lo haría, y así él se quedaba contento, que finalmente, era lo que quería por encima de todo, verle contento. Pero llegó el momento en que él, quería ver resultados, quería que actuara y eso fue el comienzo…

El crujido ya no fue un simple crujido, fue el golpe seco del hacha en la madera.

Día tras día, ella tenía que escuchar lo tonta, vaga, ilusa, inútil, mediocre, absurda... (¿hace falta seguir?), que era tanto ella, como el trabajo que realizaba día a día con los chicos. Terminó por creérselo. Terminó por no disfrutar comprándose nada para ella, terminó por pedirle a él el dinero para ir a la compra, terminó por dejar de quedar con su única amiga, porque a las demás hacía tiempo que ya las había dejado, terminó por hacer como un autómata ese trabajo por el que había luchado durante años.

Se lo había creído, el único muro de contención que poseía, su confianza en sí misma, había cedido.
Su autoestima había sido sesgada por los puñales que, día a día, momento a momento, él le había ido lanzando.
Por fin se había dado cuenta de lo que él llevaba años para decirle, que era mediocre e ignorante, como toda esa gente que él tanto odiaba.

Ya ni siquiera le acompañaba a los actos de la universidad, le daba vergüenza, no podía permitir que quedara en ridículo delante de sus colegas por culpa de su inculta e insulsa mujer.
Ni hacía el esfuerzo de hablar con él, se limitaba a escucharle y a asentir, a no ser que él la espetara a responder, “no podía llegar a entender qué había visto en ella, si era como el convidado de piedra”, palabras que salían por la boca de él unas cuatro ó cinco veces al día.
Había perdido totalmente la idea de tener hijos, qué clase de madre sería para ellos.

Y comenzó a secarse por dentro.

Él no hizo nunca nada por evitar todo esto. De hecho, si en algún momento hubiera hablado con alguien, le hubiera preguntado qué problema tenía su matrimonio si él no encontraba ninguno, porque no lo encontraba, así de claro. Y si él no lo encontraba es que no lo había. Daba lo mismo lo que dijera ella.

Ella, la trágica, la débil, la inútil, por eso veía los problemas, porque estaban, pero dentro de ella, no en su matrimonio, no en él. En ella, que se había dejado, se había echado a perder ella solita, porque él no había hecho nunca nada más que alentarla, que repetirle lo que estaba haciendo con su vida y con su talento.

Qué se le podía echar en cara. De qué le estaban intentando acusar. ¿Es que le estaban comparando con esa escoria que salía por TV? ¿Esos energúmenos que llegaban a matar a sus mujeres?

Él no la había puesto una mano encima en su vida, no le había levantado nunca la voz en ninguna situación por extrema que fuera, él era un hombre cultivado, educado, correcto.

Él no había matado a su mujer, ella se había quitado la vida sola.

...


Porque hay golpes y heridas que no se ven. Porque da igual de dónde vengas, tu género, tu situación social, económica, cultural... Porque asesinos emocionales los hay en todas partes. Porque también se puede morir de palizas en el alma...




P.D. Éste es el relato que me inspiró la noticia que sirve de prólogo.
Hay que decirlo: cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Sobre todo porque, afortunadamente, la protagonista de la noticia no llegó a dejar expirar su vida al lado de ese "ser".

Este relato se lo quiero dedicar a ella y a todos los que tienen heridas... por dentro y por fuera.

24 de abril de 2007

Es que soy así

Sí, es verdad, quizá me toque a mí o a ti... o a ti... quizá seamos los que siempre tengamos que respetar, quizá seamos de los que tenemos que enarbolar el Respeto (sí, así con mayúsculas), como bandera para, a lo mejor, en un momento de lucidez, alguien nos siga y se acoja a ella.
Seremos de los que repetiremos esas manidas frases, por activa y por pasiva, "es que él/ella es así", "es que cada uno tiene una manera de ver las cosas", "no se puede juzgar a las personas, quiénes somos nosotros".
Pero lo más cachondo de todo, es que son todos esos a los que estamos todo el día respetando, comprendiendo, entendiendo... los que al final levantan bien alto la cabeza y siguen adelante con su indiganción, cuando somos nosotros los que hemos fallado.
Todos esos a los que no hay que juzgar, ni presionar, ni condenar, los que nos ponen como puta por rastrojo cuando tenemos el más mínimo tropiezo.
Todos esos a los que servimos de alimento para el ego, los que nos dejan en el barro cuando somos nosotros los que nos hundimos.
Sí, hoy estoy con el hacha de guerra, porque algunos días no te apetece vivir en un mundo de Walt Disney. Porque aunque el pesado de Pepito Grillo te dice que eres tú el que lo haces bien, le mandarías a hacer cri cri al campo. Porque no te apetece ser el único que se tragó las moralejas de los cuentos. Porque desearías que en una mísera escena, el papel del rebelde sin causa te toque a ti...
Mañana será otro día, me levantaré y el ceño se habrá desfruncido, y volveré a intentar hablar antes de patalear y escuchar antes de apuñalar... y pensaré por enésima vez, aunque ésta me lo aplique a mí: Es que soy así!!! (Gracias).




20 de abril de 2007

CERRADO INDEFINIDAMENTE

LAS MUSAS, (O MUSOS), SE HAN PIRADO DE VACACIONES.
PARA CAGAR PARIDAS, O PARIR CAGADAS, MEJOR ME VOY YO TAMBIÉN.
LLÁMAME GILIPOLLAS SI QUIERES...


17 de abril de 2007

Querer o no querer...

Querer o no querer, he ahí el dilema. Ya, ya sé que el repetido, manido, escuchado y parafraseado fragmento de Shakespeare no era así exactamente, pero voy a pecar de soberbia.
Querer: del latín quaerêre, tratar de obtener.
Desde que nacemos somos apetencia pura: alimento, cariño, atención... No hacemos más que obtener algo, cuando ya estamos requieriendo lo siguiente. Lógico, pensamos, somos niños, nuestra sola existencia ya es necesidad.
Querer: pretender, intentar, procurar.
Nuestro viaje conlleva pendientes escarpadas, desviaciones, cambios de sentido, averías... las miramos, las sopesamos y las encaramos. La mayoría de las veces lo único que sacamos en claro son unas cuantas magulladuras y el cansancio extremo, pero aún así no cejamos en nuestro empeño.
Querer: tener voluntad o determinación de ejecutar algo.
Quizá esta definición no se puede aplicar por igual a todos y cada uno de nosotros, ni tan siquiera la mantenemos en la misma medida en cada momento. Pero está claro que no nos movemos sólo por inercia.
Querer: resolver, determinar.
Probablemente ésta sea la más difícil, pero aún así, hay veces que conseguimos llevarla a cabo, aunque nunca nos quedamos ahí, siempre hay algo más, siempre hay un siguiente...
Querer: desear, apetecer.
¿Tengo que añadir algo más? Las pulsiones son lo que nos queda de instinto animal al que hemos adornado con algo de... vicio.
Querer:Amar, tener cariño, voluntad o inclinación a alguien o algo.
Qué os voy a decir. Los actos más bellos, altruistas, hermosos, admirables pero también los más excrables, bajos, terribles, denigrantes, se han cometido con entera y total voluntad... de amar.
No somos, queremos ser. No tenemos, intentamos tener. No estamos, anhelamos estar. No sentimos, deseamos.
¿Realmente el hombre tiene la capacidad para satisfacerse completamente ? ¿Llegaremos a la plenitud completa? ¿Podemos dejar de buscar, de desear, de querer, de amar?
Existe una sentencia que reza: "ten cuidado con lo que deseas porque se puede hacer realidad". Por desgracia no siempre anhelamos lo mejor, ni somos los más justos, ni los más generosos, ni las mejores personas en nuestros deseos. Ni siquiera somos egoistas, porque lo que tratamos de alcanzar, en ocasiones, no es lo que más nos conviene e incluso nos perjudica.
Pero si me dejáis me gustaría añadir algo, no deseéis que se lleven a cabo todos, porque eso sería el final del viaje.

P.D. Lo que hay que hacer es recrearse en los intentos.







14 de abril de 2007

El noi del sucre

Tengo un idiota dentro de mí, que llora,
que llora y que no sabe, y mira
sólo la luz, la luz que no sabe.
Tengo al niño, al niño bobo, como parado
en Dios, en un dios que no sabe
sino amar y llorar, llorar por las noches
por los niños, por los niños de falo
dulce, y suave de tocar, como la noche.
Tengo a un idiota de pie sobre una plaza
mirando y dejándose mirar, dejándose
violar por el alud de las miradas de otros, y
llorando, llorando frágilmente por la luz.
Tengo a un niño solo entre muchos, as
a beaten dog beneath the hail
, bajo la lluvia, bajo
el terror de la lluvia que llora, y llora,
hoy por todos, mientras
el sol se oculta para dejar matar, y viene
a la noche de todos el niño asesino
a llorar de no se sabe por qué, de no saber hacerlo
de no saber sino tan sólo ahora
por qué y cómo matar, bajo la lluvia entera,
con el rostro perdido y el cabello demente
hambrientos, llenos de sed, de ganas
de aire, de soplar globos como antes era, fue
la vida un día antes
de que allí en la alcoba de
los padres perdiéramos la luz.

Leopoldo María Panero
"Last night together" 1980

10 de abril de 2007

When I wish upon a Star


Si me pongo a pensar en los deseos que me gustaría hacerle a esa estrellita pequeña que veo allí arriba, lejos, seguramente no tendría sitio en esta página...
Pero a la estrella de la que hablo, la nuestra, sólo tengo uno que pedirle.
Que siga brillando para todos como hasta ahora.
Brillando cada vez que sonríe siempre, siempre, cada vez que la veo, cada vez que me mira.
Brillando cada vez que me escucha, que lo hace como nadie, atenta, con el consejo justo, la palabra consoladora, el ánimo preparado...
Brillando cada vez que me habla porque es muy sabia, me llena cuando lo hace.
Brillando cada vez que está alegre y lo contagia, me baña en luz.
Brillando cuando está triste y sale hacia arriba una vez más, dándonos ejemplo a todos.
Brillando sólo estando cerquita y dándome, de vez en cuando, uno de sus besos y abrazos reparadores, (ya sabes que son mi debilidad)...
Hace muchos, muchos años ya, de la primera tarta que le hice, ni siquiera éramos amigas tan sólo conocidas de noches y noches de diversión "boguística", pero ya entonces me enganché a su resplandor y creo que por eso seguí y seguí hasta lograr estar donde estoy hoy, a su lado, bañándome con su luz.
Muchas gracias Estrella, por favor, sigue brillando, porque no hay mejor nombre, quizá por eso tu mami, muy sabia, al mirarte a los ojos lo eligió para ti.
Brilla. Brilla mucho, porque lo haces, que nadie te convenza de lo contrario, míranos resplandecer a todos los que te queremos cuando estamos a tu lado como prueba de ello.
FACILIDADES ESTRELLA!!!
Te quiero.

P.D. Ésto tenía que haber sido colgado el día 7 de abril, cumpleaños de Estrella. Difucultades técnicas me lo impidieron. Pero aún así aquí lo tienes.


3 de abril de 2007

Kevin Carter

Una niña sudanesa en el suelo, el buitre acechándola, esperando al último extertor para abalanzarse sobre la exhausta figura.
Eso es lo que Kevin Carter nos quiso escupir a la cara, como una metáfora de la abyecta situación mundial.
Y en un principio todo fue así, la foto dio la vuelta al mundo, como otras muchas de Carter, incluso le llegó el Pulitzer, no sólo ya por la foto, sino por todo el trabajo que había realizado durante años y años en Sudáfrica. Mostrándonos la otra cara de la realidad, porque existen varias realidades conviviendo a la vez y lo peor de todo es que, en muchos casos, no llegamos ni atisbarlas.
Es verdad que llevaba una coraza, es verdad que ya sólo tenía la mirada como si sus ojos fueran un objetivo y un diafragma, es verdad que estuvo veinte minutos esperando para que el buitre abriera las alas y tener una imagen todavía más terrible. Pero también es verdad que esas fotos daban la vuelta al mundo y nos decían lo partícipes que somos de esas otras realidades, que nunca hubiéramos llegado a imaginar, por horribles, por crueles, por reales...
En un momento dado, la realidad de Kevin Carter, también dejó de serlo. Ya no fue un héroe, fue un mercenario. Ya no era un mensajero, era un mercader. Ya no había que encumbrarle, había que desterrarle a esa otra realidad del condenado...
Y de repente, como si de la propia foto se tratara, Sudán y sus niñas y sus buitres y su nefasta situación y sus seres humanos vagando como muertos vivientes, y toda la conciencia que podíamos haber tomado, se archivaron en el albúm de las realidades perdidas, olvidadas, pero no por ello menos reales, menos hirientes.
De repente, la realidad era Kevin Carter y su egoísmo "real", su mezquindad "real"... De repente en una sociedad como la nuestra el utilitarismo es el más bajo de los delitos y el fotógrafo era un delicuente "real", que utilizaba a los grandes medios, que nos utilizaba a todos para su propio y exclusivo beneficio...
Cuándo hicieron que desviáramos la mirada, en qué momento no tuvimos conciencia de la realidad, en qué momento nos metieron en la cabeza que lo realmente necesario era condenar a Kevin Carter y no tomar conciencia de la foto, esa foto que era un país entero masacrado, explotado, extenuado...
Kevin Carter se suicidó el 27 de julio de 1994 en Johannesburg. Los dictados de la realidad, en ese momento, nos decían que la conciencia le hizo quitarse la vida. Pero nadie conoce la realidad de Kevin Carter, aunque se supone que es una y la misma para todos.
Quizá por eso quiso negar cualquiera de ellas, por haberlas conocido todas y saber que se pueden crear, destruir y transformar al antojo... siempre del más poderoso.
¿Es tu realidad la verdad?

28 de marzo de 2007

Diotima de Mantinea a Sócrates sobre el Amor

"Préstame ahora, Sócrates, toda la atención de que eres capaz. El que en los misterios del amor se haya elevado hasta el punto en que estamos, después de haber recorrido en orden conveniente todos los grados de lo bello y llegado, por último, al término de la iniciación, percibirá como un relámpago una belleza maravillosa, aquella ¡oh Sócrates!, que era objeto de todos sus trabajos anteriores; belleza eterna, increada e imperecible, exenta de aumento y de disminución; belleza que no es bella en tal parte y fea en cual otra, bella sólo en tal tiempo y no en tal otro, bella bajo una relación y fea bajo otra, bella en tal lugar y fea en cual otro, bella para estos y fea para aquellos; belleza que no tiene nada de sensible como el semblante o las manos, ni nada de corporal; que tampoco es este discurso o esta ciencia; que no reside en ningún ser diferente de ella misma, en un animal, por ejemplo, o en la tierra, o en el cielo, o en otra cosa, sino que existe eterna y absolutamente por sí misma y en sí misma; de ella participan todas las demás bellezas, sin que el nacimiento ni la destrucción de estas cansen, ni la menor disminución ni el menor aumento en aquellas ni la modifiquen en nada.
Cuando de las bellezas inferiores se ha elevado, mediante un amor bien entendido de los jóvenes, hasta la belleza perfecta, y se comienza a entreverla, se llega casi al término; porque el camino recto del amor, ya se guíe por sí mismo, ya sea guiado por otro, es comenzar por las bellezas inferiores y elevarse hasta la belleza suprema, pasando, por decirlo así, por todos los grados de la escala de un solo cuerpo bello a dos, de dos a todos los demás, de los bellos cuerpos a las bellas ocupaciones, de las bellas ocupaciones a las bellas ciencias, hasta que de ciencia en ciencia se llega a la ciencia por excelencia, que no es otra que la ciencia de lo bello mismo, y se concluye por conocerla tal como es en sí.
¡Oh, mi querido Sócrates!, prosiguió la extranjera de Mantinea, si por algo tiene mérito esta vida, es por la contemplación de la belleza absoluta, y si tú llegas algún día a conseguirlo, ¿qué te parecerán, cotejado con ella, el oro y los adornos, los niños hermosos y los jóvenes bellos, cuya vista al presente te turba y te encanta hasta el punto de que tú y muchos otros, por ver sin cesar a los que amáis, por estar sin cesar con ellos, si esto fuese posible, os privaríais con gusto de comer y de beber, y pasaríais la vida tratándolos y contemplándolos de continuo? ¿Qué pensaremos de un mortal a quien fuese dado contemplar la belleza pura, simple, sin mezcla, no revestida de carne ni de colores humanos y de las demás vanidades perecibles, sino siendo la belleza divina misma? ¿Crees que sería una suerte desgraciada tener sus miradas fijas en ella y gozar de la contemplación y amistad de semejante objeto? ¿No crees, por el contrario, que este hombre, siendo el único que en este mundo percibe lo bello, mediante el órgano propio para percibirlo, podrá crear, no imágenes de virtud, puesto que no se une a imágenes, sino virtudes verdaderas, pues que es la verdad a la que se consagra? Ahora bien, sólo al que produce y alimenta la verdadera virtud corresponde el ser amado por Dios; y si algún hombre debe ser inmortal, es seguramente éste."

"El Banquete" Platón

23 de marzo de 2007

Juntos

Quizá sí que nos deben gobernar. Quizá sí que somos una panda de ignorantes. Quizá sí que somos un rebaño al que hay guiar porque si no, se despeña en su ciego caminar. Quiza no reunimos entre todos los suficientes intelectos como para ser una sola razón. Quizá sí que vivimos en el Leviathan y el hombre es un lobo para el hombre y hay que domarlo.
No, no, no, y no!!!
Me niego a creerlo. Me niego a creer que podemos pasar por encima de nosotros mismos por una simple cuestión de adhesión o no a un modo de pensar. Me niego a creer que no tenemos todos y cada uno de nosotros la capacidad de discernir el bien del mal, absoluto, sin etiquetas de ningún tipo. Me niego a pensar que tiene que haber mentes privilegiadas que nos tengan que ordenar qué pensar y qué hacer.
Y sobre todo me cierro en rotundo a que nuestra cabeza visible, nuestro gestor, nuestro gobernante electo sea alguien que es capaz de utilizar el dolor, la muerte, el miedo. Alguien que es capaz de aprovechar que los hermanos discuten, que los amigos se pierden, que los compañeros se pisan. Alguien que lo promueve y lo azuza sólo para llegar al poder o por mantenerlo. Eso es el poder???
Y nosotros, nos estamos dejando azuzar. Después de todo tendríamos que estar muy por encima de eso... muy por encima de ellos, de todos y digo de todos.
Por qué no se lo ponemos un poquito más difícil??? Pero hagámoslo juntos.
No hay que cavar una zanja entre nosotros... hay que levantar la vista y mirar detrás del muro, donde no nos dejan y aupar al que no pueda, venga de donde venga, sea de donde sea...

19 de marzo de 2007

Segundos

Él la miró cómo si fuera la primera vez que la veía, como había hecho siempre, no hacía otra cosa nada más que mirarla, años y años de miradas... y nada más. Pero siempre la veía cómo la primera vez, esa extraña aureola que tienen las personas cuando te fijas en ellas, ese extraño calor que nos invade, ese pequeño malestar que no sabes muy bien cómo explicar pero que se apodera de todo tu ser... Pues eso, eso exactamente era lo que sentía cuando la veía cada mañana.
-"Una barra Félix, por favor"- Y él se daba la vuelta lentamente, cogía la barra, tostadita claro, y volvía a mirarla una vez más, lo que eran instantes, pueden ser horas si te lo propones.
Veinte años así, veinte años mirándola, veinte años oyendo las mismas 4 ó 5 palabras de su boca, haciendo de 1 minuto una vida, extrujando la esencia de su último pelo, de la última arruga de su vestido, de la última nota de su perfume...
Y vuelta a la realidad, con una sonrisa en los labios...
No hacen falta más que unos segundos cada día... pero qué segundos!

13 de marzo de 2007

Miedo

Nunca sabes cómo llega, ni sabes realmente por qué te ha invadido, sólo quieres librarte de él cuanto antes y sobre todo huir desesperadamente de la situación que lo produce...
Es el miedo y es el agujero más oscuro y hondo en el que el ser humano puede caer... creo que por eso nunca he escrito sobre él.
Nos os voy a abrir mucho los ojos... cierto??? Quién no lo ha sentido? Quién no lo ha infundado? (sí, sí, no miréis hacia los lados porque todos somos unos dominadores en potencia), quién no lo odia?, y redundantemente, quién no lo teme?
Tememos el miedo simple, espontáneo, sorpresivo: el susto
Tememos el miedo largo, agónico, premeditado, enfermo: el terror.
Tememos al temor y el miedo nos incita al miedo.
Y si nos paramos a pensar un poco, nos daremos cuenta de algo terriblemente patético, es el miedo el que ha movido el mundo por los siglos de los siglos.
Porque vivimos desde y contra el miedo: miedo a desaperecer, miedo al dolor, miedo a ser dominado, miedo a perder el poder, miedo a menguar, miedo a crecer... el mayor tirano de la historia.
Sus atrocidades se cuentan por miles, millones, porque es él el que las ha producido. No nos dejemos engañar, los que parece que en su vida lo han sentido, mienten, tienen otros, otras clases y quizá peores, para llegar a hacer lo que hacen...
Sí, es instinto de supervivencia, pero hasta cuándo utlizar el instinto y cuándo llegar a la razón? En qué ocasiones hay que ser animales y en cuáles seres completamente racionales? Sabemos utilizar el miedo para dominar pero no sabemos practicar la razón para dominarlo... creo que eso demuestra alguna que otra verdad sobre el género humano.
Pero no tengáis miedo... vamos a mirarnos un poquito por dentro.

8 de marzo de 2007

Deshacer el mundo


Empezar porque sí
y acabar no sé cuando,
el azul me da cielo
y el iris los cambios.
Los astros no están más lejos
que los hombres que trato.
Repito otras voces
que siento como mías
y se encierran en mi cuerpo
con rumor de mar gruesa.
Te he dicho que no mires atrás
porque el cielo no es tuyo
y hay que empezar despacio
a deshacer el mundo.
El aliento de la tierra
y su calma serena
y la sombra de la tarde
que es una mano que tiembla.
La música me abre secretos
que ahora están dentro de mí,
al final después de todo
no somos tan distintos.
Un oasis en desierto
donde queda la paciencia.
Te he dicho que no mires atrás
porque el cielo no es tuyo
y hay que empezar despacio
a deshacer el mundo.
Ponme fuera del alcance
del bostezo universal,
nos veremos en el exilio o en una celda.
Ponme fuera del reposo
en mi historia personal
soy un ave rapaz:mirad mis alas!

(Bunbury, Cardiel, Valdivia, Andreu y Boguslavski)

P.D. Esto es básicamente Chopitosmum, no encontraba las palabras, qué irónico!!! Gracias.
P.D2.Sauuuuuuuuuuuuuuuullllll!!!!