Follow by Email

8 de junio de 2007

Vida perfecta

¿Qué es eso que entendemos por "vida perfecta"? ¿Están escritas en algun sitio las características que la definen? ¿Qué se esconde debajo de esa visión aparentemente idílica?
Marcados, dictados, dirigidos, alienados por la despiada sociedad de consumo en la que vivimos, nos lanzamos a la carrera por conseguir aquello que está grabado en la piedra de las nuevas tablas de la ley.
El éxito, la realización de uno mismo, viene ya marcada de antemano, desgraciadamente no es algo que dependa exclusivamente de nosotros mismos. Somos un mero reflejo del gran espejo de la época que nos ha tocado vivir. Época de competición pura y dura, de adoración no ya al becerro de oro, sino al valor que puede llegar a conseguir en el mercado, del daimon en lugar del logos, del encuentro no de la búsqueda, de pensar en la meta antes que recrearse en el camino.
Cuando alguien consigue llegar a cruzar el dorado umbral del "triunfo", le consagramos al olimpo de las personas felices, y completas y por nada del mundo puede cambiar "eso" que en muchos casos se ha pagado con sangre, sudor y lágrimas.
El pasado domingo un semi dios habitante del templo del éxito, cayo en picado hasta sumergirse en las aguas del Rubicón.
Alberto Izaga, ejecutivo bilbaíno de 36 años, residente en Londres, con un sueldo de 750.000 al año, un puesto de alto ejecutivo en la empresa Swiss Re, un ático de lujo a orillas del Tamesis; mató a su hija de 2 años. La niña, culminación de la felicidad de su padre, murió a causa de los golpes en el cráneo que le asestó el mismo.
Todavia se desconocen las causas que llevaron al Sr. Izaga a asesinar a su hija.
Lo que me pregunto en estos momentos es, cuántos de nosotros, si hubiéramos conocido la vida del Sr. Izaga hace poco mas de una semana, nos habríamos cambiado por él con los ojos cerrados.
Le felicitaríamos, le adularíamos, le admiraríamos...
Pero quién realmente se preocuparía de siquiera mirarle a los ojos y preguntarle un simple "qué tal, Alberto, cómo estas"... acaso alguien se lo preguntó en todos esto años de lucha.
Lo que pasaba por la cabeza del Sr. Izaga en esos momentos y en los días previos y posteriores a la tragedia, sólo lo sabe y lo sabrá él...
O tal vez ni siquiera el pobre Alberto lo conozca, quizá existían varios señores Izaga. Quizá esa dura pugna por llegar a donde se supone que debía llegar y dónde quería verdaderamente llegar le condujo a perder totalmente el control.
¿Qué hubiéramos pensado de él si hubiera abandonado una "vida perfecta"?
¿Qué pensamos ahora de él, cuando en lugar de reconducirla, la ha despeñado por el mas hondo precipicio?
¿Qué pensamos ahora de nuestra propia vida?

4 comentarios:

sabado,hoy la tarde dijo...

______________________________________________

Traducido del árabe por:
YUMANA HADDAD
www.joumanahaddad.com

UNSI AL HAYE*
(1937)



EN LA ESCARCHA EL ABRIGO ES UNA PALABRA

Escribe tu visita en las estaciones. Escribe tu beso en el pan y el vino. Escribe en la sorpresa.
Escribe.
Escribe en el fuego y el laurel: tu deseo, tu espectro, tus sueños.
Mañana volverás a tu señor.
¿A la alegría de tu señor?
A tu señor.
¿A la ira de tu señor?
¡A tu señor!
¿A la merced de tu señor?
¡A tu señor!
Escribe.

Escribe tu ilusión, tu paso, en las referencias y las ventanas.
No eres la primavera que viene cada primavera. Entra y escribe.
Escribe las palabras del mar y de la tierra. Escribe el entusiasmo y el cansancio, la perdiz y la piedra. La dulzura y la fuerza. Escribe el actor y el mártir. La cama y la conciencia. Entrégate a tu mano, deja que tu mano se derrame sobre las fuentes.

Mueres, hombre. ¡Escribe! ¡Escribe! ¡Escribe! Tu disgusto en la nieve, tu ira en el cobre, tu afecto en el sol. Escribe tu amor en todos los ojos.
Que la cerilla sea una palabra en la sombra, el abrigo una palabra en la escarcha, la brisa una palabra en el calor, y una palabra sean la distancia y el encuentro, la boca y el río.
Que los hombres después de ti duerman con la palabra.
Que las mujeres después de ti duerman con la palabra.
Y que la palabra sea tú después de ti.

Anónimo dijo...

http://www.poesiaarabe.com/

Munxeta dijo...

jo, me has tocado de lleno !!
no pasa un dia sin que piense en la manera de quitarme de encima las posesiones materiales que solo sirven para esclavizar mas, y en como sortear los obstaculos de este puñetero modelo de sociedad en que debes pasar por el aro o ser un excluido...
alguien se anima a marcharse a vivir a una caravana? o a una cueva jejeje

nena dijo...

puede que el problema no sea la sociedad. Siempre, siempre y siempre, el ser humano tiene la capacidad de elegir, y debe ser responsable. Es facil equivocarse, es facil dejarse arrastrar, es facil volverte loco en el mundo en que vivimos, pero eso no te exculpa de tus acciones. Prioridades, sólo se trata de eso. Si no te gusta un cierto modelo de vida, simplemente busca el tuyo en el que seas feliz. Si das mas importancia a tu carrera profesional que a tu propia familia, ya me estas diciendo que persona eres. Y si eres capaz de asesinar a tu propia hija, lo que me dices es que no eres persona, eres un asesino estúpido que no supo apreciar lo importante en la vida.